«He entrado en mi propio sueño»

El lucense Luis Tosar se convirtió ayer en la decimoctava estrella del Paseo de la Fama de la capital almeriense./M-.C.
El lucense Luis Tosar se convirtió ayer en la decimoctava estrella del Paseo de la Fama de la capital almeriense. / M-.C.

El gallego recibió ayer el premio Almería, Tierra de Cine y dejó su nombre en una estrella del Paseo de la Fama de la capital almeriense

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Un sueño hecho realidad. Una historia proyectada mil veces en la pantalla interior de su mente que, de golpe y porrazo, se materializa, se funde con los flashes de los móviles de los ciudadanos, con el terciopelo de la lona que cubría ayer, a mediodía, una enorme estrella de mármol con su nombre. Luis Tosar se despertó en la realidad y confesó sentirse fuera de lugar. Como si todo aquello que imaginó cuando de crío iba al cine con su padre (los lugares, las personas, las experiencias) se hubiera materializado como por arte de magia. «He entrado en mi propio sueño», decía ayer, con la mirada perdida sobre la mesa ante la que se sentó minutos antes de que su nombre se fundiera, en metal brillante, con la piedra natural de una estrella depositada en el suelo de la Almería de cine. «Es increíble, tengo la sensación de haber cumplido un sueño, soy muy afortunado por las cosas que he podido hacer y, gracias a este trabajo, me rodeo de gente maravillosa», mencionaba visiblemente turbado.

Luis Tosar (Cospeito, Lugo, 1971) es desde ayer el lucero número 18 del Paseo de la Fama de Almería, de ese camino de estrellas que recuerda el más íntimo cordón umbilical que nutre al cine de Almería y viceversa. Lo hace tras haber participado en Almería en el rodaje de tres obras. La primera, reconocía, casi de soslayo. «Es el rodaje más fugaz de mi vida», rememoraba. Era el film 'Los Fenómenos' ('Os Fenomenos' en su versión original, en gallego). Pero también por 'El Niño', de Daniel Monzón (2014) y 'Toro', de Kike Maíllo.

«Almería siempre me acompañará. Fue aquí, en Las Salinas, donde comenzó el romance con la que es ahora mi compañera de vida y la madre de mi hijo». Es la actriz chilena María Luisa Mayol, a la que había conocido poco antes y que le acompañó durante el rodaje de algunas escenas del film 'Toro' en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

«Yo empecé a conocer el mundo a través del cine, de películas maravillosas. Y fueron pasando los años y fui descubriendo cosas a través de los libros especializados de cine, de las anécdotas que te cuentan compañeros, que muchos de los lugares de mi imaginario estaban mucho más cerca de lo que pensaba». Se refería, es obvio, al mayor telón cinematográfico de Europa. «He tenido la oportunidad de rodar en los mismos escenarios que gente muy grande, de referencia», remarcaba. Citó algunos con asombrosa emoción: Sergio Leone, William Wallace, Franco Nero... «Y ahora voy a recibir el honor que jamás me imaginaba que iba a recibir. El sueño de toda mi vida».

La relación de Tosar con Almería se produce desde muchos contornos. No sólo por su participación en rodajes, por lo que estos lugares hayan podido dejarle de huella personal -como, por ejemplo, el confesado inicio de su relación de pareja con Mayol- sino también con sus gentes. Se ha puesto en las manos del director ejidense Martín Cuenca. Y él, en cierto modo, le aupó a lo que es hoy. «Es un grande, una referencia del cine español. Uno de los referentes porque trabaja con independencia artística y de contenido. Hace un cine más contestatario e irreverente en lo narrativo», mencionaba ayer en un breve encuentro con la prensa. «Conocí a Manuel en la primera película de Icíar Bollaín», recordó. Se refería a la primera en la que él trabajó, 'Flores de otro mundo', de 1999. «Manuel era director de cásting de Icíar. Y acabé desembocando en 'La flaqueza del bolchevique'», rememoraba. «Fue un rodaje difícil, complicado de producir, y encima rodado por un director novel. Yo a Manolo le debo mucho, es una figura determinante en mi carrera», aseveraba sin serpenteos.

Tosar recordó las posibilidades de rodaje que ofreció, para la producción de 'El Niño', las calas del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar en un periodo fuera de la temporada turística. «La gente que vea esa escena debe preguntarse cómo se rodó. Pero aquí es posible», elogiaba sobre los diversos y muy utilizados escenarios de la Almería telón de fondo de películas reconocidas a nivel internacional. «Fue una gozada». Rodaron cuatro semanas en Almería junto con otros escenarios de Cádiz y Las Palmas. Y la bahía de Genoveses fue una de sus principales localizaciones. En 'Toro', el epicentro estuvo al otro lado del Cabo de Gata: en Las Salinas. «Encontramos la paz y la serenidad para todo el equipo antes de rodar las escenas de cosas horrorosas que pasan después en la película», rememoraba.

Tosar recibió anoche, además, el premio Almería, Tierra de Cine, la estatuílla que recordará, en su vitrina particular, que en Almería tiene más que una estrella. «Pisadla todos, cuantas veces podáis. Es el mayor homenaje que se me puede hacer», bromeó.

 

Fotos

Vídeos