Ideal

Díaz, con los empresarios: «Si hay dinero para el AVE a Murcia, debe haber para el de Almería»

Díaz, ayer, a su llegada a la Delegación del Gobierno, donde se reunió con los empresarios.
Díaz, ayer, a su llegada a la Delegación del Gobierno, donde se reunió con los empresarios. / M. C.
  • La presidenta considera que medidas como la vía única buscan «perjudicar» a los puertos andaluces frente a los situados en la franja del Levante

La decisión de Fomento de ejecutar el proyecto de construcción de la Línea de Alta Velocidad entre Almería y Murcia con una plataforma de vía única -una decisión sin precedentes en todo el territorio español- traerá cola. Lo auguran las declaraciones efectuadas ayer por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tras un breve encuentro con representantes del empresariado almeriense. Las nuevas líneas establecidas por Fomento «van a perjudicar de manera muy seria a la red de puertos de Andalucía», aseveró Díaz, a preguntas de los medios de comunicación, razón por la que tildó de «agravio» esta decisión que implicará, asimismo, una «falta de competitividad» para las empresas andaluzas debido a unos «altos costes logísticos». Cabe recordar que el proyecto de conexión ferroviaria entre Almería y Murcia es la principal vía de comunicación, según la Red Transeuropea de Transportes, entre Andalucía y el Levante peninsular.

«Creo que no es la mejor noticia para afrontar una posible o deseada recuperación, que yo todavía no veo, pero que anhelo y deseo y a la que espero que Andalucía llegue en las mismas condiciones del resto de España», espetó la presidenta autonómica andaluza.

La decisión, revelada la pasada semana por este diario, se suma a la exigua partida destinada el próximo año a la Línea de Alta Velocidad entre Almería y Murcia, apenas 107 millones -en territorio almeriense, ya que en territorio murciano no se aporta partida alguna- que permitiría licitar un único tramo entre Pulpí y Cuevas del Almanzora, sin conexiones ni al norte ni al sur.

«Si hay dinero para el tramo de Barcelona a Murcia, tiene que haber dinero para el tramo Murcia-Almería», espetó Díaz, incidiendo en que «si la cosa está mal, está mal para todos» y que, por lo tanto, «tiene que afectarle a todo el mundo por igual». «No puede haber 834 millones entre Murcia y Barcelona, 530 en Asturias, 580 en el País Vasco y aquí estemos hablando de 19 en Cádiz, 6 en Huelva y 107 en Almería. Me parece a mí que esto no es de recibo y que va a provocar una falta de competitividad en el tejido productivo en Andalucía».

Las declaraciones de Díaz se produjeron tras una reunión con el presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, y el vicepresidente de la Confederación Empresarial de la Provincia de Almería (Asempal), Joaquín Salvador. En ella se trató con especial interés el tema infraestructural. Según trasladó al término del encuentro la presidenta de la Junta de Andalucía, se comprometió con avanzar en la autovía del Almanzora y se comprometió a explorar «vías de colaboración» con el Ayuntamiento de Roquetas de Mar para reactivar la paralizada variante para el municipio.

Cabe recordar que el Consistorio roquetero, que preside el popular Gabriel Amat, se había ofrecido a adelantar el presupuesto necesario para terminar el siguiente tramo, hasta el Centro Comercial Gran Plaza, si el Gobierno autonómico se compromete a devolver ese dinero en presupuestos futuros. «Si hay una posibilidad, igual que en la Plaza Vieja, nunca usaré el frentismo ni la confrontación sino que iremos de la mano y buscaremos un acuerdo. Lo he demostrado en la Plaza Vieja pese a que el alcalde de Almería [Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, PP] utilizó políticamente algo en lo que sabía que nos íbamos a poner de acuerdo», reprochó la presidenta autonómica.

Díaz mantuvo que el encuentro, cordial, con los representantes de los empresarios se enmarca en el compromiso de mantener una relación bilateral constante con ellos. Cabe recordar que hace aproximadamente un año ambas organizaciones rompieron sus relaciones oficiales tras el ascenso de Díaz a los despachos de San Telmo después de considerar una afrenta que Almería no contase con un representante territorial en el Consejo de Gobierno. Las relaciones, entonces tensas, se relajaron en una reunión como la mantenida ayer.