Suspenden la búsqueda de Christian por la falta de pruebas para centrarse en la investigación

Suspenden la búsqueda de Christian por la falta de pruebas para centrarse en la investigación

La familia desecha la idea de que se trate de una huida voluntaria y continúa peinando la zona de monte y el pantano

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGranada

Los allegados de Christian Foronda llevan seis días sin saber de él. Desde el pasado viernes por la noche, que fue visto por última vez en Cortijos Nuevos, pueblo en el que vive su madre y al que se había mudado para trabajar en la aceituna, no han logrado dar con su paradero. Más de 150 horas después de su desaparición, su búsqueda se ha suspendido de forma temporal para centrar todos los esfuerzos de los cuerpos desplegados en la zona en la investigación de los hechos y, así, dar con algún hilo del que tirar. «Ahora únicamente las patrullas de Medio Ambiente, algunos agentes de Guardia Civil y la familia están buscándolo, porque se están centrado más en la investigación. En cuanto tengan más información, volverán a activar la búsqueda», explica la alcaldesa de Cortijos Nuevos, Esperanza Chinchilla. De ese modo, en torno a una decena de familiares son los que están rastreando hoy la zona en busca de cualquier pista. Durante la jornada, la batida se ha centrado en la zona del monte y el pantano.

«Parece que se le hubiera tragado la tierra. Es muy raro que no tengamos ninguna información después de tantos días». Las palabras de Esperanza Chinchilla resumen la sensación que están viviendo en esta semana los familiares de Christian y los vecinos de Cortijos Nuevos, que, a pesar de buscar a destajo cualquier novedad sobre la situación del chico de 18 años, se dan una y otra vez contra una pared.

Ante la falta de información, todas las hipótesis siguen abiertas. Así lo señala José Luis Serrano, tío del joven, que explica que la familia descarta casi con total seguridad la posibilidad de que se trate de una desaparición voluntaria. «Lo conocemos, no creo que hiciera algo así. Son muchos días y ya la idea de que haya sido algo voluntario para nosotros es mínima», afirma.

«No sabemos ni por dónde más buscar ni con quién hablar que pueda saber algo. Estamos cansados, sin poder dormir, hinchados de andar. Hemos perimetrado todo. Estamos a seis kilómetros de la casa y seguimos sin encontrar nada. Esto es desesperante», comenta Serrano.

La familia sigue pidiendo a cualquiera que pueda saber alguna información que ayude en la búsqueda de Christian que se ponga en contacto con la Guardia Civil. Además, recuerdan la descripción del joven por si alguna persona lo ha visto: se trata de un joven de 18 años, de 1,80 metros de estatura y complexión delgada, con tatuajes, una dilatación verde en la oreja izquierda y unas gafas blancas. Además, en el momento en el que se le perdió la pista vestía con una sudadera negra, una chaqueta con capucha gris, unos pantalones de camuflaje y unas botas verdes del campo comparadas para ir a la aceituna.

 

Fotos

Vídeos