Cortan la autovía en Baeza para arreglar los baches en un sentido y por las obras en otro

Operarios durante los trabajos de fresado en el sentido Úbeda, a la altura de Baeza, en la A-316./AYTO. BAEZA
Operarios durante los trabajos de fresado en el sentido Úbeda, a la altura de Baeza, en la A-316. / AYTO. BAEZA

El corte duró hasta la tarde de ayer, y se aprovechó para hacer pruebas de carga y tratar de evitar daños complejos como los ocurridos el pasado invierno por las lluvias

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZJaén

Durante la mañana de ayer jueves, y hasta aproximadamente las 16 horas de la tarde, los dos carriles de la A-316, la Autovía del Olivar, a la altura de Baeza, estuvieron cortados, con lo que el tráfico de esta parte de la Loma, que conecta con las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, tuvo que ser desviado por la antigua carretera del Puente del Obispo.

A las obras de emergencia que se desarrollan en sentido Jaén desde el pasado mes de marzo para solventar los graves daños provocados por las lluvias del invierno en este punto de la autovía, se sumaron ayer los trabajos de fresado para solventar dos abolladuras que había en la calzada, en sentido Úbeda, y que en los últimos meses se habían hecho famosas entre los conductores por los saltos que daban los vehículos en ese punto.

La calzada quedó reparada sobre la marcha, en unas pocas horas, pero ahora habrá que ver el comportamiento que experimenta la calzada en esta zona de cara al frío y la lluvia que vengan este próximo otoño e invierno. Así lo reconoció ayer el delegado de Fomento de la Junta de Andalucía, José Manuel Higueras, quien explicó que el terreno arcilloso propio de esta zona se movió en exceso el pasado invierno y de ahí las obras de emergencia en sentido Jaén.

El objetivo es que no se tenga que llevar a cabo una intervención igual en sentido Úbeda, aunque las abolladuras y otros problemas que ha ido presentando la calzada, no es buena señal. «Hemos aprovechado el corte para hacer pruebas de carga y tratar de prevenir posibles daños», explicó el delegado.

Seguridad

Así debe ser por una cuestión de seguridad y también para evitar una actuación como la que se desarrolla ahora, y que se está alargando en el tiempo más de lo previsto, precisamente por la complejidad de los trabajos. «Se ha tenido que pilotar con cerca de 50 pilotes de un metro de diámetro y se han tenido que meter pozos de hormigón dentro de la autovía. Es una actuación muy compleja la que se está llevando a cabo para reparar los daños que nos encontramos tras las lluvias».

Estas obras obligaron a colocar un transfer de 4 kilómetros para desviar a los vehículos y aunque estaba previsto que los trabajos terminaran a finales del verano, parece que finalmente se van a retrasar y «aún queda un mes o mes y medio», precisamente para dar solución a las dificultades de la obra.

Higueras reconoció que ésta es una obra reciente y que todas las infraestructuras de estas características cuentan con numerosos informes de técnicos previos, por lo que era de sobra conocido el carácter arcilloso de los terrenos, pero aún así, justo en ese punto, casi a la altura del acceso a Baeza, «el terreno se está comportando de una forma extraña».

Otras obras

Junto a esta actuación en la Autovía del Olivar, que tiene un presupuesto de unos 400.000 euros, la Consejería de Fomento ha realizado o sigue realizando otras obras de emergencia en varios puntos de la red viaria de la provincia afectados por temporales de los pasados marzo y abril.

Son la A-6050, en Castillo de Locubín, y en la A-305, en el término municipal de Porcuna, en ambos casos con puentes dañados; a los que se unen afecciones también en la A-315, en Quesada, y otra carretera Aldeaquemada.

En el caso de Porcuna, se prolongarán seguramente hasta finales de año y tienen un presupuesto de 208.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos