Un camionero mata a una joven en Álava y lo detienen en Jaén

Sophia Lösche./
Sophia Lösche.

El jueves, los agentes del Servicio de Investigación Territorial de Álava encontraron el cadáver de una mujer en avanzado estado de descomposición en las cercanías de la Estación de Servicio Asparrena

DAVID GONZÁLEZ

Sophia Lösche, activista alemana en favor de los inmigrantes de 28 años, fue hallada sin vida ayer, sobre las 15.20 horas, cerca de la gasolinera de Egino, en el término municipal de Asparrena, en Álava. Hacía una semana que nada se sabía acerca de su paradero desde que subió a un camión con semiremolque y placas marroquíes en Schkeuditz, al este de su país. Hacía autostop con la intención de llegar a su ciudad natal, Amberg, ubicada a unos 260 kilómetros al Sur. El conductor, ya detenido, de ese vehículo es el supuesto asesino.

Una patrulla de tráfico de la Guardia Civil le detuvo el martes en una carretera a la altura de la localidad jienense de Bailén. Supuestamente se dirigía al estrecho de Gibraltar, con intención de coger un ferry y desembarcar en Marruecos, donde buscaría ponerse a salvo de la Justicia europea. El miércoles fue puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. Su confesión habría permitido la localización ayer del cadáver de la joven, cuyo caso había saltado a los medios germanos tras la denuncia de su familia, presentada a las 24 horas de su desaparición.

Fuentes consultadas por este periódico subrayaron que el cuerpo presentaba «claros síntomas de violencia». El presuntor autor del crimen habría tratado de quemarlo en un vano intento por eliminar cualquier resto incriminatorio. La autopsia, que se practicará probablemente a lo largo de hoy en el Servicio de Patología Forense de Vitoria, determinará las causas de la muerte. También el momento aproximado en que ocurrió, lo que permitirá determinar si fue en Alemania, Francia o en Euskadi. De ello dependerá que juzgado dirigirá el asunto.

1.845 kilómetros a la fuga

Porque es un misterio qué sucedió durante esos 1.845 kilómetros de travesía a lo largo de Alemania, Francia y, por último, Álava. El camionero todavía seguiría adelante otros 600 antes de ser capturado.

Tras interrogar a testigos y barrer las diferentes cámaras de seguridad del área donde desapareció, la Policía alemana enseguida apuntó a este camionero como único sospechoso de la desaparición. Al constatar que había logrado pasar a Francia, se emitió una orden de captura internacional. La Ertzaintza, por ejemplo, estaba al corriente de la desaparición y de la posibilidad real de que el vehículo sospechoso cruzara por la red viaria vasca. Como así sucedió.

Más información

A pesar de ese aviso internacional, el ahora detenido no sólo atravesó el país vecino, sino que se internó en España sin mayores complicaciones. Se calcula que, como muy tarde, pasó por Biriatou el lunes. La investigación, bajo secreto de sumario por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria, determinará en próximas fechas si cuando paró cerca de la estación de servicio de Egino, Sophia ya estaba muerta o si presuntamente acabó con su vida allí mismo. El último vestigio de que seguía con vida data del jueves 14. Un mensaje de móvil redactado un poco más tarde de las 18.00 horas, cuando se montó en el traíler con consecuencias funestas.

Debido a esas nebulosas en el caso, durante buena parte de la tarde de ayer, agentes especializados, peritos forenses y una comisión judicial peinaron palmo a palmo el páramo enclavado en La Llanada. Buscaban el mayor número posible de indicios. El camión que conducía el único sospechoso del crimen también se someterá a un exhaustivo análisis. Cualquier evidencia de ADN marcará del devenir de la investigación, todavía en su fase embrionaria y en la que también participan Policía Nacional y Ertzaintza.

«Amenazas de muerte»

En Alemania, gracias a la concienzuda revisión del sistema de cámaras de seguridad de la zona donde se la vio por última vez, la Policía de aquel país conocía la marca, matrícula y hasta la rotulación del camión, que arrastraba un semirremolque. Tanta información sirvió para que este martes, efectivos de la Guardia Civil le dieran el alto a centenares de kilómetros del macabro escenario descubierto en Egino. Por fin empezaban a encajar todas las piezas. Aunque para Sophia ya fuera demasiado tarde.

Todo indica que víctima y sospechoso se conocieron el jueves 14, cuando este supuestamente le invitó a subir a la cabina de su camión. Debido a la implicación de Sophia con el colectivo inmigrante y, tras trascender desde los primeros días de su desaparición el origen magrebí del ahora detenido, su caso ha generado polémica en Alemania.

En declaraciones a la revista Bild, su hermano dijo ayer que «bajo ninguna circunstancia Sophia querría que la agitación racista se hiciera a su costa, como ya está sucediendo. Estamos recibiendo desde comentarios de odio hasta amenazas de muerte de personas de extrema derecha».

Una activista a favor de los inmigrantes y cooperante en Lesbos

Sophie Lösche vivía en Leipzig, una ciudad universitaria de 570.000 habitantes situada al noreste de Alemania. Había estuadiado Filología Alemana. Políticamente activa durante años, llegaría a presidir las juventudes universitarias del partido socialdemócrata alemán (SPD), durante varios cursos. Su principal deseo político, aseguraban ayer diferentes medios alemanes, era que Bamberg se convirtiera en una ciudad «más diversa».

Desde 2016, con el estallido de la crisis de refugiados, Lösche había viajado regularmente a la isla griega de Lesbos como voluntaria para la oenegé No Borders Kitchen. El pasado martes, su hermano, también político, miembro de Los Verdes, declaraba que Sophie se encontraba involucrada en «varias iniciativas contra el racismo, la libertad de movimiento y la apertura de fronteras».

 

Fotos

Vídeos