«El de la bata» sorprende a Arbuniel

Vista de la localidad de Arbuniel, pedanía de Cambil./IDEAL
Vista de la localidad de Arbuniel, pedanía de Cambil. / IDEAL

El jornalero sospechoso de reclutar yihadistas llamaba la atención de los vecinos | La Policía lo seguía por sus contactos con radicales en Francia, Bélgica, Luxemburgo y Alemania y tras decir en una mezquita de Gerona que había que «matar a los infieles»

Juan Esteban Poveda
JUAN ESTEBAN POVEDA

Lo veían cada tarde caminar por el Paseo de Andalucía de Arbuniel hasta el colegio público Gregorio Aguilar, y luego detenerse junto a la valla del centro educativo y sacar el móvil. «Ya está ahí, el de la bata. Cogiendo la wifi de la escuela», decían los vecinos al paso de Ahmed A.H., uno de los jornaleros foráneos llegados para la campaña de la aceituna. Juan Antonio Aranda, alcalde pedáneo de la localidad, señala que hay en el pueblo actualmente un grupo importante de forasteros enrolados en cuadrillas aceituneras. Es algo habitual desde hace muchos años en Arbuniel y en prácticamente todos los pueblos de la provincia de Jaén. Sin embargo, la túnica siempre blanca e impoluta de Ahmed, su cabeza rapada y su larga barba, que le confieren un aspecto severo, lo distinguían del resto de inmigrantes que se mueven por el pueblo. Él era «el de la bata».

Quienes han tenido contacto con él en su paso por calabozos, comisarías y juzgados desde que fue detenido la semana pasada por una orden de expulsión de España dictada contra él en 2017 señalan otro detalle de su aspecto. Una marca en la frente, típica de quienes rezan con vigor, fe y convicción, pues se produce por contacto con el suelo durante las oraciones.

Casa alquilada

A Ahmed los vecinos consultados en Arbuniel no lo recuerdan de otros años en la aceituna. Al menos no con su aspecto actual, tan ajustado a la ortodoxia religiosa. Vivía desde hacía algunas semanas junto a otro inmigrante en una casa alquilada. Y salvo por su aspecto no se había distinguido por nada, ni había protagonizado ningún incidente.

«Es cierto que la noticia de su detención y los detalles de que se sospecha que reclutaba yihadistas han causado una gran sorpresa en el pueblo. Todo el mundo lo está comentando, y hablando de este hombre. Esa es la reacción, de sorpresa, porque aunque su aspecto podía haber llamado la atención no podíamos imaginar que la Policía sospechase de él», indica el alcalde pedáneo de una localidad de 850 habitantes en Sierra Mágina, donde nunca ha habido problemas de convivencia con los temporeros y donde no hay una colonia de extranjeros afincados permanentemente.

Está en un Centro de Internamiento de Extranjeros mientras se resuelve su expulsión

Ahmed, marroquí de 35 años de edad, tiene su residencia en la provincia de Gerona, según los informes policiales. Allí lo tenían fichado desde que hace tiempo fue expulsado de la mezquita Al Hilal de Sal por proclamar consignas tales como «hay que matar a todos los infieles. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen constancia de que se había movido por Francia, Bélgica y Luxemburgo y que en esos países mantuvo contactos con personas vinculadas al islam radical.

En marzo de 2017, según ha relatado él mismo a las autoridades en Jaén, estuvo en un congreso celebrado el Centro Islámico Al Jamaa de Duseldorf, en Alemania, donde predicó un conocido clérigo salafista. Uno de los brazos de esta rama del islam es partidaria de la guerra santa abierta contra los infieles, a todos los niveles. Incluso desde la acción individual. Ahmed dijo que allí había estado con otros «correctos musulmanes».

Con estos datos, la Policía lo considera una amenaza para la seguridad nacional, y lo investigan por supuesta captación de jóvenes yihadistas para enviarlos a zonas de conflicto en Oriente Medio.

Ley de Extranjería

Sin embargo, cuando fueron a detenerlo la semana pasada a Arbuniel no se apeló a ninguno de estos motivos. El arresto fue por una infracción contra la Ley de Extranjería, pues sobre Ahmed pesa una orden de expulsión de España dictada por vía administrativa el 25 de enero de 2017.

El juez tuvo en cuenta un oficio de la Policía en el que se relataban los vínculos de Ahmed con el islam radical para decretar su internamiento en un centro para extranjeros de Madrid por un periodo máximo de 60 días, mientras se resuelve el expediente de expulsión. El juzgado ordena que se le dé cuenta de la resolución del expediente, por si fuera pertinente tomar otras medidas.

Mientras, Arbuniel se repone de la sorpresa entre comentarios, anécdotas y chascarrillos sobre Ahmed, «el de la bata».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos