Se abre al tráfico la vía de servicio de la A-315, en Quesada, una reivindicación histórica

La consejera de Fomento y autoridades en Quesada hoy. /IDEAL
La consejera de Fomento y autoridades en Quesada hoy. / IDEAL

El objetivo es contar con una vía alternativa que solucione los problemas de seguridad vial de atravesar la población quesadeña para ir por ejemplo de Úbeda a la A-92

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

La vía de servicio de la A-315 en Quesada ha quedado abierta este viernes al tráfico, con lo que se atiende a una histórica reivindicación de los vecinos de la comarca y se pone fin a un periodo de casi dos años de trabajos.

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha asistido al acto de apertura de una vía que mejora la seguridad vial de la travesía por la localidad de la citada A-315, vva de Torreperogil a Baza por Pozo Alcón, perteneciente a la Red Intercomarcal de Carreteras de Andalucía.

El coste total de la actuación, cofinanciada con fondos Feder, incluyendo las expropiaciones y los servicios afectados, asciende a 1.590.825 euros, según ha informado el Gobierno andaluz.

Carazo ha explicado que las obras arrancaron en agosto de 2017 con un plazo de ejecución inicial de 14 meses, pero el anterior Ejecutivo autonómico aprobó su paralización temporal debido a los servicios afectados y amplió el plazo de ejecución. El nuevo equipo de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha impulsado estas obras en su tramo final, acabadas esta semana.

La nueva vía de servicio se inicia en el punto kilométrico 32+450 de la A-315 en una glorieta y, transcurridos 1.200 metros, se enlaza de nuevo con la A-315 en el punto kilométrico 34+850 en otra glorieta. Tiene una anchura media de seis metros con sobreanchos en las curvas y pendiente media del 12 por ciento. Durante la ejecución no se ha producido afección al tráfico de la A-315.

El resultado de esta actuación ha sido conseguir una vía alternativa que solucione los problemas de seguridad vial que tiene actualmente atravesar la población de Quesada. Para ello se ha adaptado el camino agrícola existente al este de la población en una nueva vía de servicio de conexión de la A-315, evitando la circulación de paso por Quesada, sobre todo de los vehículos pesados y tractores, consiguiendo una importante mejora de la seguridad vial en el tramo.

La intensidad media diaria del tramo es de 2.077 vehículos/día con un tres por ciento de vehículos pesados, es decir, unos 62 vehículos pesados/día de media que cruzan la travesía del municipio quesadeño.

La importancia del itinerario de la A-315 reside en que es la comunicación natural de Úbeda y Torreperogil con la autovía A-92 Norte, más concretamente con Baza como salida hacía Almería y Levante. El trazado de la A-315 por la población de Quesada (puntos kilométricos 32+450 al 34+850) es especialmente conflictivo.

Y es que, cruza completamente la localidad con un ancho de plataforma reducido que impide la circulación en doble sentido para ciertos vehículos, regulándose mediante semáforos en un tramo especialmente estrecho, empeorándose la situación con vehículos de grandes dimensiones, razón de la elevada accidentalidad del tramo. Esta situación ocasiona molestias tanto a los usuarios de la vía como a los habitantes del núcleo urbano.

Vieja reivindicación

Por este motivo la mejora de la seguridad de esta vía ha sido una reivindicación del Ayuntamiento desde hace muchos años, iniciándose el primer estudio de la Variante de Quesada a principios de 2005, si bien el expediente se inició con un Estudio Informativo que aprobado por la Dirección General de Carreteras el 19 de junio de 2007.

Finalmente se decidió redactar el actual proyecto de construcción en febrero de 2015, en el que se adopta como solución la habilitación de una vía de servicio.

Junto a la consejera, han participado en la apertura de la vía la delegada de la Junta en Jaén, Maribel Lozano; el delegado territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Jesús Estrella; el director general de Infraestructuras, Enrique Manuel Catalina, y el alcalde de Quesada, Manuel Vallejo.