Vecinos de la playa de Poniente

La reserva natural de Motril aglutina el mayor número de especies protegidas de los humedales del sureste andaluz | Cigüeñas, espátulas, ibis europeos, cercetas en peligro de extinción y limícolas convierten la Charca de Suárez en su hogar y refugio entre migraciones

Garcilla cangrejera, una especie en peligro crítico de extinción, habitual desde la primavera en la Charca de Suárez /J. E. GÓMEZ
Garcilla cangrejera, una especie en peligro crítico de extinción, habitual desde la primavera en la Charca de Suárez / J. E. GÓMEZ
JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Vuelan de forma elegante, rápida y estética al desplegar sus alas a la vez que lanzan hacia adelante su largo pico ligeramente curvado. Son ibis europeos, Plegadis falcinellus, a los que se les conoce por el nombre de moritos por el color cobrizo con iridaciones de mil y un colores y porque sus mayores colonias se concentran en el norte de África. Es la única especie representante de los ibis que se encuentra de forma habitual en Europa: Hasta hace poco tiempo solo se conocían colonias en época de cría en las marismas del Lucio de Doñana, donde se reunían grupos de hasta dos mil individuos, pero desde el pasado invierno, la presencia de moritos se ha convertido en habitual en las lagunas de la Reserva Natural de la Charca de Suárez, en el litoral de poniente de Motril. Aparecieron de forma individualizada, un solo morito juvenil al que pareció gustar el lugar. Su presencia provocó que otras aves de su especie, al volar sobre el delta del Guadalfeo decidiesen quedarse también en las lagunas, al menos durante una corta temporada.

En pocas semanas, la presencia de Plegadis falcinellus en la Charca de Motril se ha convertido en permanente. Los moritos, que se han convertido en 'estrellas' para los fotógrafos de naturaleza que acuden a fotografiar aves a este espacio, encuentran lo que necesitan en las lagunas adaptadas para la supervivencia de especies que necesitan aguas muy someras, e incluso limícolas (que se alimentan de los invertebrados que viven en el fango de las orillas). Hasta el momento han sido ejemplares juveniles, que no están en proceso de reproducción, pero los responsables del mantenimiento de este espacio natural creen que en próximas temporadas pueden darse casos de parejas que puedan anidar y reproducirse en el humedal motrileño.

Espátulas

Los moritos son solo una pequeña parte de los nuevos inquilinos de la Charca de Suárez, de las nuevas especies que recientemente se han sumado al listado de biodiversidad que decide hacer de este espacio su nuevo hogar o al menos un refugio durante las migraciones, o incluso de paso para individuos que no realizan viajes pre y post nupciales, ya sea porque son juveniles o porque deciden no migrar. Una de las sorpresas se produjo también el pasado invierno, con la llegada de una espátula, un ave grande, con un largo pico en forma de espátula, una especie habitual de marismas y lagunas de la zona de Doñana y muy rara de ver en los humedales de Andalucía oriental. La espátula, ha estado yendo y viniendo, desaparecía unos días y volvía de nuevo a pasar varias jornadas en la laguna del Álamo de la Charca. A la espátula y los moritos se le suma la presencia de cigüeñas, realmente raras en esta zona de Andalucía. La primera llegó de la mano del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas, donde había sido recuperada de heridas en sus alas (no puede volar largas distancias), pero ante la presencia de esta zancuda macho, apareció otra, en este caso hembra, que llegó por sus medios y decidió quedarse en las lagunas motrileñas. Hace solo unas semanas llegó una tercera cigüeña que también se mantiene en este espacio.

Garza imperial, espátula y papamoscas gris / J. E. GÓMEZ

A ellos hay que sumar como cada año, desde hace tres, aparece una gran bandada de garzas imperiales, de las que siempre se queda un pequeño grupo que no parece que se hayan decidido a reproducirse en la Charca, aunque se han avistado algunos juveniles que podrían haber nacido en este espacio. A mediados del mes de abril aparecía una pareja de cerceta pardilla, un pato muy escaso, casi imposible de ver en el sur de la península, que se encuentra en peligro de extinción. Estas cercetas, en vuelo sobre el delta del Guadalfeo, decidieron que éste era un buen lugar para pasar una temporada y se quedaron.

El incremento de especies que ha experimentado la Charca de Suárez se debe al aumento de la superficie lagunar tras una serie de mejora de infraestructuras, como la creación de una laguna somera y, desde hace muy poco tiempo, una serie de 'playas' para limícolas, lo que ha hecho que puedan verse aves como agachadizas, archibebes y andarríos grande, e incluso algunos individuos de especies realmente raras como archibebe bastardo. También ha llegado, aunque ya lo hacían desde hace unos años, cigüeñuelas, que esta temporada parece que se aparean un reproducirán en Motril. La presencia más rara ha sido, hasta ahora, de un correlimos de Temminck, habitual del norte de Europa.

La terminación de próximas infraestructuras que ya están en fase de ejecución incrementarán aún más la riqueza faunística, la biodiversidad que habita un rincón privilegiado de la provincia de Granada.

Más pasajes con encanto por la provincia

El humedal del sureste

La Charca de Suárez se ha convertido en el principal humedal del sureste de Andalucía, el lugar donde ppoder observar a una gran cantidad de especies de avifauna amenazada de extinción.

Consulta una guía de especies de la Charca de Suárez, con fotos y fichas de biodiversidad, en Waste Magazine