5 pueblos de Granada para la primera escapada del año

Parajes y monumentos poco conocidos para disfrutar de la provincia

Panorámica de Montefrío./
Panorámica de Montefrío.
ANA ÁVILAGranada

Recibir el año con un viaje es cada vez una alternativa más frecuente entre los granadinos que buscan descubrir distintos rincones dentro y fuera de la provincia. Las posibilidades son muchas, pero Granada ofrece innumerables enclaves poco conocidos que merecen la pena visitar. Su costa tropical, sus sierras, sus zonas de montaña y sus castillos hacen de la provincia un lugar en el que siempre hay algo nuevo que ver. Si estás pensando en hacer una escapada rural para dar la bienvenida al 2019, aquí te proponemos 5 pueblos de Granada que no te puedes perder:

1. Montefrío

Montefrío se ha convertido en uno de los pueblos más visitados de Granada gracias a la potencia visual de su paisaje y su arquitectura. Lo primero que impresiona es el imponente conjunto monumental que forman la fortaleza árabe y la Iglesia de la Villa, emplazados en la cima de un peñón. A esto se suma la diversidad paisajística de su entorno; desde la carretera que une Montefrío con Íllora podemos acceder a la Peña de los Gitanos, un paraje natural con un amplio valle al norte y limitado al sur por la Sierra de Parapanda.

Las Peñas, alineaciones rocosas paralelas al valle, ofrecen un espectacular paisaje de naturaleza calcárea, con abundante vegetación de bosques de encinas y monte bajo; un lugar ideal para practicar senderismo.

Iglesia de la Encarnación en Montefrío.
Iglesia de la Encarnación en Montefrío.

Iglesia de la Encarnación

Popularmente conocida como 'La Rotonda', su construcción se realizó bajo el reinado de Carlos III. Las obras se iniciaron en 1786 y se dio por terminada en 1802. El precedente de esta iglesia se encuentra en el Panteón de Agripa de Roma.

Gorafe.
Gorafe.

2. Gorafe

El principal atractivo de esta pequeña localidad son sus 240 dólmenes neolíticos diseminados en 10 necrópolis, que la convierten en la mayor concentración de túmulos prehistóricos de España. La razón de esta abundancia es que el arroyo de Gor es una depresión natural situada en un corredor geográfico muy transitado durante la Prehistoria.

Es un lugar ideal para los aficionados a la arqueología, el turismo cultural y el rural. En sus alrededores se puede practicar senderismo y rutas en bicicleta, dentro de un paraje compuesto por un cañón con multitud de cárcavas y barrancos. 'Los Coloraos' son una especie de miniatura de 'El Gran Cañón del Colorado'.

Por otro lado, como propuesta cultural, el chiringuito de la bailaora Juana de Haro ofrece espectáculos flamencos; en cuanto a la gastronomía destacan los guisos, el más peculiar de Gorafe son las tarbinas, se trata de un plato elaborado a base de harina de trigo.

El Gran Cañón del Colorado.
El Gran Cañón del Colorado.

Centro del Megalitismo en Gorafe

Gorafe tiene un parque temático sobre Megalitismo, cuenta con varios itinerarios de visita a estos dólmenes y ha abierto un centro de interpretación para visitantes.

El centro explica qué es el megalitismo en su contexto cronológico y cultural. Asimismo, muestra cuáles eran las sociedades que construyeron los monumentos megalíticos, en qué época vivieron y cuál era su forma de vida.

Se ubica en el subsuelo de una parcela de 2.000 metros cuadrados. Su posición privilegiada lo convierte en un mirador hacia el valle de Gorafe. 

Íllora.
Íllora.

3. Íllora

La localidad de Íllora se asienta en el regazo de la sierra de Parapanda, rodeada de paisajes de olivares, tierras de labor y huertas que descienden por la Vega del Genil y desde donde se puede contemplar una bella estampa de Sierra Nevada.

Destaca la Iglesia de la Encarnación, que constituye una espléndida muestra de la arquitectura de transición del gótico al renacimiento, el monumento fue proyectado por Diego de Siloé con la intervención de su discípulo Juan de Maeda, construido entre 1542 y 1573, empleándose piedra 'almendrilla'. Mención especial también merece el paraje del Molino del Rey, en la zona del Soto de Roma, con un espectacular acueducto de principios del s. XIX.

'El ojo derecho de Granada': así se llamó a Íllora por su importancia como enclave defensivo. Protagonista de incesantes hechos de armas, fue conquistada por los Reyes Católicos en la primavera de 1486.

Castillo de Íllora

El castillo árabe de Íllora es una interesante fortaleza recientemente restaurada, está formada por tres recintos claramente definidos, de los que se conserva casi todo su perímetro de murallas. Data del periodo califal (siglos IX-X), aunque posteriormente ha sufrido grandes modificaciones y ampliaciones. Su situación estratégica, en el lugar más elevado del gran peñón que domina el pueblo le confería una gran importancia estratégica y defensiva a través de una red de torres junto a los castillos de Moclín y Montefrío.

Salobreña.
Salobreña.

4. Salobreña

Visitar la costa puede no parecer una buena opción durante los meses de invierno, sin embargo, gracias a su clima templado y los días soleados, se convierte en una alternativa ideal para disfrutar del turismo.

Salobreña ofrece una de las estampas más caracterí­sticas de la costa mediterránea española. Encaramada en un imponente peñón, todavía conserva en su casco histórico la estructura medieval desde su etapa árabe, con un entramado de callejuelas, pasillos y laberintos.

El patrimonio también constituye uno de sus atractivos turísticos. Destacan el Castillo Árabe, la Iglesia del Rosario, la Medina, el Parque de la Fuente, y el Parque y miradores de Gambullón, entre otros. No podemos olvidarnos de su vega, donde se cultivan especies tropicales como la caña y frutos como el mango y el aguacate. Por otro lado, la costa granadina es una opción inmejorable para disfrutar de platos de pescado y marisco.

Castillo de Salobreña.
Castillo de Salobreña.

Castillo de Salobreña

Esta fortificación en Salobreña data del siglo X. Aunque la distribución corresponde a la construcción que se levantó en época nazarí, el castillo árabe es el resultado del aporte de la arquitectura musulmana y cristiana. Durante la visita no te puedes perder sus hermosos y refrescantes jardines internos. Desde sus torres podemos contemplar la trama urbana de la localidad, la vega, el Mediterráneo, las sierras e, incluso, Sierra Nevada.

Nigüelas.
Nigüelas.

5. Nigüelas

Esta localidad se encuentra al pie del cerro del Zahor y al borde de los tajos del río Torrente. Nigüelas es la localidad más elevada el Valle de Lecrín, a 931 metros de altitud. Su emplazamiento constituye un espléndido mirador, desde donde se puede ver toda la comarca.

El paraje cuenta con numerosas rutas de senderismo que suben a Sierra Nevada, la más recomendable es el que sigue el cauce del río hasta el paraje de Los Cahorros. Este trayecto permite contemplar los restos de varios molinos de agua y atraviesa unos frondosos bosques de pinos.

Nigüelas conserva en su casco urbano la almazara más antigua de España, hoy convertida en museo. Y en las proximidades se encuentra la Falla de Nigüelas, declarado Monumento Natural.

Monumento Natural Falla de Nigüelas.
Monumento Natural Falla de Nigüelas.

Monumento Natural Falla de Nigüelas

Este gran accidente geológico se encuentra por encima del pueblo de Nigüelas. Una extensa franja de terreno que, por su composición en mármoles, posee un llamativo color claro. Su origen procede de las tensiones de la corteza terrestre que quebró y desplazó los grandes bloques rocosos que forman la falla al sur de Sierra Nevada.

El interés de esta falla estriba en que, al ser de formación relativamente reciente, se pueden observar en ella las estrías y fisuras provocadas por el rozamiento de los bloques. Un monumento natural muy importante para comprender los diversos y complicados fenómenos geológicos.