Los pasos de cebra, los nuevos puntos negros de Granada

La pintura brilla por su ausencia y la suciedad hace que las rayas del suelo dejen de estar blancas

El cruce de Puerta Real presenta su señalización horizontal completamente desgastada./Alfredo Aguilar
El cruce de Puerta Real presenta su señalización horizontal completamente desgastada. / Alfredo Aguilar
Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERAGranada

Los Beatles no podrían hacerse en Granada la famosa foto en la que cruzan un paso de cebra. Están negros en vez de blancos. O grises o desaparecidos o borrados o carcomidos como una muela antes de marfil y ahora con caries. Un recorrido por las vías principales de Granada confirma el mal estado de la pintura de la señalización horizontal de la ciudad. La pintura brilla por su ausencia y la suciedad hace que las rayas del suelo dejen de estar blancas.

Hay que tener en cuenta que la pintura que se utiliza en los pasos de peatones no es como las de uso doméstico. Tiene unas cualidades más específicas y potenciadas de durabilidad, resistencia y de secado rápido. También es muy importante que esta pintura no se convierta en una pista de hielo cuando llueve, lo que tiempo atrás puso en aprietos a peatones y motoristas. Es decir, que es especial para las condiciones de clima del verano y del invierno.

Según las marcas especializadas, «después de realizar el pintado, se vierten sobre las franjas del suelo una especie de polvos de vidrio molido –también son denominados microesferas–, que tienen tres características principales: ayudan a fijar la pintura al cohesionarla, añaden debido a sus minerales un efecto reflectante a la luz y disminuyen sensiblemente la facilidad de deslizamiento». El problema es, según confirman desde el equipo de gobierno municipal, que estas microesferas también tienden a cumular la suciedad. Sobre todo si es en un periodo en el que no hay lluvias.

Los pasos de cebra se convierten en puntos calientes, en los que peatones y vehículos se encuentran. De hecho, en torno al 15% de los atropellos graves o mortales ocurre en los pasos de peatones, según un estudio de la Fundación Mapfre. «Los pasos deberían ser fortalezas inexpugnables de la seguridad de los viandantes y está claro que no lo son», opina Jesús Monclús, director del Área de Prevención y Seguridad Vial de esta Fundación. Sin embargo, en el caso de Granada, los pasos de peatones son los nuevos puntos negros.

En este cruce de Reyes Católicos, la pintura, directamente, ha desaparecido.
En este cruce de Reyes Católicos, la pintura, directamente, ha desaparecido. / Alfredo Aguilar

Un recorrido por la ciudad

Un recorrido por la ciudad permite comprobar que las rayas en el suelo tienden a desaparecer y a quedarse en el mejor de los casos a medio pintar. En la calle Pavaneras, en el barrio del Realejo, el paso de peatones frente al colegio de las Mercedarias está sin semáforo y completamente desdibujado. Igual ocurre en otros puntos del barrio, como a lo largo de la calle Santiago.

En la calle Ganivet los pasos se han vuelto directamente invisibles y, en Puerta Real con la calle Recogidas, uno de los pasos de peatones más utilizados a diario, parece carcomido. Ya no es solo la seguridad la que está en juego, según los especialistas, sino la propia imagen de la ciudad para los turistas.

Suma y sigue: tanto en la Gran Vía como en Reyes Católicos están en bastante mal estado y el segundo, sobre empedrado, prácticamente desaparecido. Son los nuevos puntos negros del tráfico.

«En periodos de escasas lluvias pueden presentar peor estado»

El área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Granada «se encarga del mantenimiento adecuado de la señalización tanto vertical como horizontal. Esto implica también que los pasos de peatones presenten buenas condiciones de visibilidad para garantizar la seguridad de los viandantes», explican.

Según el concejal del área, César Díaz, «los pasos de peatones cuentan con microesferas que le aportan esa luminosidad reflectante mejorando su visibilidad. El problema es que, precisamente, estas microesferas absorben la suciedad con facilidad».

Ante esta situación, el concejal César Díaz detalla que, «cuando se detecta la existencia de un paso de peatones poco visible, se procede a su pintado».

Así, «se realiza un seguimiento de estos elementos (dando respuesta también a peticiones ciudadanas) para la limpieza de estos elementos, que también son baldeados por maquinaria específica cuando transitan los aparatos de baldeo».

Se da la circunstancia de que, «en periodos de escasas lluvias, pueden presentar peor estado debido a que la suciedad se incrusta con mayor facilidad», termina el concejal César Díaz.