Luna y Rubén, actores de moda y 'carreteros' de Guadahortuna

Los hermanos Fulgencio triunfan en el cine y la televisión, con 'Padre no hay más que uno', de Santiago Segura, y la serie de Amazon 'El Pueblo'. Ambos tienen una fuerte conexión con la provincia de Granada, donde su familia, emigrantes que salieron a ganarse la vida por Europa, se cita cada cierto tiempo

Los pequeños intérpretes Luna y Rubén Fulgencio, rodeados por José, Francisco, Laura y Mariví, en la sala de Kinépolis Pulianas que proyecta 'Padre no hay más que uno'. / RAMÓN L. PÉREZ
José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

«A mi abuelo le pasa una cosa». Luna Fulgencio es de sonrisa fácil y le gusta ejercitarla. Además, tiene chispa. Es de esas niñas que tiene el don de aprovechar los silencios para rellenarlos con una pizca de alegría contagiosa. Vaya, que si no lo fuera, debería ser actriz. Pero lo es. Y no de pasada. Asus ocho años la hemos visto ya, entre otras, en las series 'El Ministerio del Tiempo' y 'El Embarcadero'; y en películas como 'Durante la tormenta' y 'Padre no hay más que uno', con la que sigue triunfando en taquilla junto a Santiago Segura y el resto de la tropa. «Sí, al abuelo le pasa una cosa», subraya Rubén Fulgencio, que tiene los mismos talentos que su hermana pero con un plus:dos años más. Y sí, también es actor. Ahora mismo le pueden ver en la serie de Amazon 'El pueblo', una comedia en la que interpreta al hijo de Santi Millán. En enero, por cierto, llegará a Telecinco.

Luna y Rubén están sentados en las butacas del cine Kinépolis de Pulianas, «en la gloria», dicen. Han venido porque tienen un fuerte lazo que les une con Granada. En concreto, con Guadahortuna, de donde es originaria su familia, los Sánchez. Aunque allí nadie los conoce como 'los Sánchez'. Como en todo buen pueblo que se precie, allí el apodo manda más.

Luna y Rubén, en la sala de Kinépolis (1). Póster de 'Padre no hay más que uno' (2). Imagen de la serie 'El pueblo' (3)

«El abuelo, cuando está en Madrid –sigue Luna, divertida, bailando el vestido de 'Pan con Chocolate' que estrena hoy–, habla con todas las letras. Pero cuando viene aquí hace 'bururururú' –la niña menea todo el cuerpo, como si le hubiera golpeado un rayo– ¡y empieza a hablar con otro acento!» El abuelo, Francisco Sánchez, escucha a sus nietos con admiración. Él y su mujer, Mariví Vega, la abuela, los han criado de cerca. Y los quieren a rabiar. Porque esta historia, aunque cuente con dos auténticas estrellas del cine y la televisión, tiene otro protagonista: el abuelo, el padre repetidor, el niño que hace «muchísimos años» emigró de Granada para buscarse la vida, «como tantos otros». Él mantiene viva la conexión de la familia con Granada: «Yo estoy muy orgulloso de Graná –habla fino excepto para decir Graná;eso no se cambia–. Vengo de la familia de los 'carreteros', que es el apodo de la familia. Soy hijo de emigrantes. Mi padre marchó a Alemania y cuando ganó dinero para salir del pueblo, porque allí no había mucho futuro, nos fuimos a Madrid. Pero vengo siempre que puedo».

Nuevas vidas

Venir a Granada, para los hermanos Fulgencio, también es una alegría. «Me gustaría venir más –dice Luna–. Tengo aquí primos, tíos... de todo. Siempre me dicen que vengamos más y que me los lleve a alguna película. Pero es que no puedo, si no me los llevaría». La vida del cine y las series le está dando una vida inesperada a toda la familia. Laura Sánchez, la madre de Luna y Rubén, dejó su trabajo de administrativa para gestionarlos a ellos. «No paramos –explica Laura–, preparamos los cástings, la producción, ensayo con ellos». «Lo hace genial –interrumpe Rubén–. Si pensáis que lo hacemos bien, ¿de quién creéis que hemos aprendido?» Su padre, que también se llama Rubén, se ha perdido el viaje a Granada. Trabaja en una fábrica de tornillos de Parla, donde viven;la misma fábrica en la que trabajó Francisco durante 36 años.

Encuentro de 'carreteros' en Bibrrambla.
Encuentro de 'carreteros' en Bibrrambla. / J. E. CABRERO

Antes de salir del cine, el abuelo les cuenta a sus nietos –una vez más– la historia de cuando se comió un kilo de plátanos «porque al pueblo no llegaban» y escondió las cáscaras debajo de la cama. Y cómo su padre, el tatarabuelo de los zagales, Luis Sánchez Vega, leía todos los días IDEAL: «Se lo traían siempre con la Alsina. Era un fiel lector». Yasí, entre películas y anécdotas, Francisco se siente orgullosísimo. En parte, por el talento y el talante que sus nietos llevan con tanta humildad. Pero, sobre todo, por la frase, casi un lema, que acaban de gritar sus nietos entre las butacas: «¡Somos carreteros de sangre!»

Francisco mira a la pantalla y habla como si tuviera delante al mismísimo Santiago Segura (que está congelado en la pantalla, en la primera escena en la que aparece Luna):«¡Santiago, tú que casi lo puedes todo, haz algo en Granada, que tienes aquí a una folclórica y mejor sitio que el Sacromonte no creo que encuentres otro!»

«¡Santiago, tú que casi lo puedes todo, haz algo en Granada, que tienes aquí a una folclórica y mejor sitio que el Sacromonte no creo que encuentres otro!»

Al otro lado del cine, Granada les esperaba. En pleno centro, en Bibrrambla, una tropa de Carreteros se funde en un abrazo de esos de 'vuelve a casa por Navidad'. No están todos, pero la alegría es evidente. José, Jerónimo, Yolanda, David, Jorge, Rubén, María del Mar, Joaquín, Samuel, Eva, Stephane y Bianca. Todos se colocan para la foto y sonríen. «¡Carreteros!», dicen. Se ve que el grito de guerra viene de largo.

Dos segundos después, Luna y Rubén corretean por la plaza con sus primos. Qué película.

«En enero rodamos la segunda parte con Santiago Segura»

'Padre no hay más que uno', la película que dirige Santiago Segura, lleva más de 1.800.000 espectadores en las salas. Un éxito que no podía quedarse ahí. ¿Qué película te gustaría rodar, Luna? «¡Otra como esta! –dice, señalando la pantalla– De hecho, en enero rodamos la segunda parte con Santiago Segura. Pero que quiero más. Me ha encantado. Que haya tres y cuatro y todas las partes». Rubén también tiene varios proyectos en marcha. De hecho, 'El Pueblo', que se estrenará en enero en Telecinco, ya tiene confirmada segunda temporada. «Y hay otras series que todavía no han salido y de las que no puedo hablar», explica el pequeño entre guiños. Si quieren ver a los pequeños 'carreteros', tienen una decena de títulos disponibles, además de los cortos (uno de ellos estuvo nominado en los Goya). Nos quedan muchas aventuras que ver de los Fulgencio en la pantalla. «Mientras nos divirtamos, que siga así. Esto me gusta mucho», termina Luna.