'Jardín deshecho', el Federico más íntimo

A través de una amplia muestra del archivo personal recién incorporado al Centro, la muestra se asoma a temas centrales de la vida y obra del poeta: el amor, el deseo y el sexo

El ministro de Cultura en funciones ha asistido a la inauguración de la exposición junto a otras autoridades./RAMÓN L. PÉREZ
El ministro de Cultura en funciones ha asistido a la inauguración de la exposición junto a otras autoridades. / RAMÓN L. PÉREZ
Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Hoy jueves se ha inaugurado en el Centro Federico García Lorca de Granada 'Jardín deshecho', la primera gran exposición sobre Lorca y el amor. Según ha explicado en el acto de inauguración el comisario de la exposición, Christopher Maurer, recorriendo las salas, a las que da la bienvenida la instalación de María Moreno 'Viva mi dueño', una suerte de juego floral de grandes dimensiones con reminiscencias de la Vega de Granada e inspirado en el dibujo 'Bosque sexual' de Federico, «el motor de su obra es amar y ser amado».

El hispanista estadounidense, gran conocedor de la obra de Federico, a la que llegó en 1976, convirtiéndose, con su mujer, en su «otro gran amor», ha agradecido a Laura García-Lorca, como presidenta de la Fundación Lorca, que haya trabajado por que el legado, conservado en Granada en su integridad desde hace algo más de un año, no esté «muerto» sino que sea «pretexto de creación» de nuevas obras.

Maurer ha realizado un recorrido en el que ha contado los detalles de la exposición a las autoridades que han asistido a la inauguración, encabezadas por el ministro de Cultura y Deporte en funciones, José Guirao, junto con la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, y el alcalde de la capital granadina, Luis Salvador.

Cartas amorosas de Lorca y sus amigos, obras de arte e iconografía del amor lorquiano, objetos personales, manuscritos literarios, ensayos tempranos sobre el amor, escenas de 'Viaje a la luna', 'El público' y 'La destrucción de Sodoma', y la serie completa de los 'Sonetos del amor oscuro' son solo algunos de los materiales expuestos, muchos de ellos por primera vez.

Manuscrito autógrafo del soneto '¡Ay voz secreta del amor oscuro!' de los 'Sonetos del amor oscuro'
Manuscrito autógrafo del soneto '¡Ay voz secreta del amor oscuro!' de los 'Sonetos del amor oscuro' / CENTRO FEDERICO GARCÍA LORCA

'Jardín deshecho' sigue el difícil curso de esa reflexión sobre el amor, el deseo, y la sexualidad, captando diversos momentos del periplo existencial y artístico de Lorca, desde los sueños del adolescente, hasta la pasión homoerótica y el deseo de vivir el amor de la forma más completa que permitía la sociedad granadina y española de los años 20 y 30.

En palabras de Christopher Maurer: «Respetando el misterio -y sus límites- y haciendo lo posible para no confundir a Lorca y sus personajes, he intentado dejar hablar al poeta -o no hablar- mediante la selección más amplia posible de cartas, fotos, textos literarios, libros y objetos personales conservados en el Centro Federico García Lorca de Granada y en otros archivos públicos y privados: restos del 'jardín deshecho' de su breve vida».

Las piezas de la exposición proceden del Centro Federico García Lorca (Archivo Fundación Federico García Lorca), la Biblioteca Nacional de España, la familia del poeta, el Museo Casa de los Tiros, el Museo-Casa Natal de Fuente Vaqueros, el Ayuntamiento de Granada, el Archivo de Agustín Penón/Marta Osorio y diversas colecciones particulares.

[Rosa de la muerte. Caligrama]. Ilustración de Federico García Lorca para el poema de Ricardo E. Molinari, Una rosa para Stefan George, edición limitada, Buenos Aires, Francisco A. Colombo, 1934. Ejemplar del autor.
[Rosa de la muerte. Caligrama]. Ilustración de Federico García Lorca para el poema de Ricardo E. Molinari, Una rosa para Stefan George, edición limitada, Buenos Aires, Francisco A. Colombo, 1934. Ejemplar del autor. / CENTRO FEDERICO GARCÍA LORCA

'Jardín deshecho: Lorca y el amor' está organizada y producida por el Consorcio Centro Federico García Lorca, con la dirección artística de la Fundación Federico García Lorca. Abrirá sus puertas al público hoy a las 18.00 horas y podrá visitarse hasta el 6 de enero de 2020. Además, este jueves a las 20.00 horas tendrá lugar en el Auditorio del Centro la mesa redonda 'Ni ciencia ni sombra: Lorca y el amor', con la intervención de Christopher Maurer, Mario Hernández y Roberta Quance.

Además, la exposición cuenta con un catálogo con edición de Christopher Maurer y textos de Noël Valis, Luis Muñoz, Roberta Ann Quance, José Javier León y el propio Maurer.

Información práctica

Fecha
Del 19 de septiembre de 2019 al 6 de enero de 2020.
Lugar
Centro Federico García Lorca.
Comisario
Christopher Maurer.
Horario
Martes a sábado, de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas. Domingos y festivos, de 11.00 a 14.00 horas. Lunes cerrado.

«En la obra de Lorca -dice Maurer respecto al título de la exposición- el amor se asocia con frecuencia con el jardín. Jardines simbolistas o modernistas de Verlaine, de Rubén Darío, o de Juan Ramón Jiménez que hacen del jardín un 'sagrario de pasiones'; el jardín como espacio textual (los 'jardines abiertos para pocos' del poeta granadino Pedro Soto de Rojas o el proyectado Jardín de sonetos, de Lorca); el jardín como espacio psicológico, no exento de peligro, donde el poeta confronta no solo su propia identidad y sexualidad, sino los misterios del ser y de la creación poética».

Un jardín en cinco salas

La historia empieza con Cancioncilla del primer deseo, sobre los años iniciales de la escritura de Lorca, 1916-1918. La siguiente sala Alas y flechas (1920-1928), nos asoma a su vida en la Residencia de Estudiantes y a su relación con Dalí. La tercera sala, Mundos nuevos, se vincula a su viaje a Nueva York y La Habana (1929-1930) y a la estancia triunfal en Buenos Aires (1933-1934), así como a los primeros intentos de abordar directamente en su obra el deseo homoerótico. En la sala IV, bajo el título El lenguaje de las flores (1930-1935) nos adentramos en un intenso período de creación en el teatro, visto como instrumento de justicia social. Es la época de la Segunda República y La Barraca. Por último, Jardín deshecho (1935-1936) nos deja ante el deseo y la pasión violenta de Diván del Tamarit y de Los sonetos del amor oscuro, y ante las historias, también incompletas, de dos de los amantes del poeta.