10 especies marinas que puedes ver en el litoral granadino

Observa las especies marinas que habitan en playas y rompientes. Las aguas poco profundas del litoral de Andalucía Oriental albergan ecosistemas habitados por decenas de especies clave para el futuro del mar

Un buceador sobre rocas donde habitan coral naranja, Astroides calycularis em aguas de Calahonda- /J. E. GÓMEZ
Un buceador sobre rocas donde habitan coral naranja, Astroides calycularis em aguas de Calahonda- / J. E. GÓMEZ
JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Un numeroso grupo de minúsculos pececillos azules de aletas redondeadas, se alejan de las turbulencias que entre las rocas genera el choque de las olas que se deslizan ,allá arriba, en la superficie del mar. Los pequeños alevines de Chormis chromis, conocidos como castañuelas, nadan a menos de un metro de profundidad vigilados siempre por congéneres adultos que rodean el cardumen de las crías. Evolucionan en aguas próximas a rocas donde resguardarse y camuflarse ante cualquier evidencia de peligro. Se acercan a las algas que crecen sobre las piedras en busca de alimento, mientras otros peces de mayor tamaño ascienden hacia la línea divisoria donde el mar acaba y empieza el aire exterior. Acuden llamados por la presencia de partículas orgánicas que flotan a la deriva, residuos que les sirven de comida. Son lisas juveniles que siguen el movimiento oscilante de la marea, mientras entre dos aguas se mueven grupos de pequeñas bogas y obladas que son seguidas por bancos de alevines de boquerón. En el fondo, se aprecia un movimiento rápido de la arena. Delata la presencia de un pez plano, pariente de los lenguados, que se desliza sobre el fondo, nadando a escasos centímetros del sustrato fangoso. Junto a las rocas, salmonetes barbados que escudriñan los limos para conseguir materia orgánica para comer.

Es solo una pequeña parte de la numerosa legión de vertebrados e invertebrados que habitan los ecosistemas rocosos y arenosos, fondos y rompientes, de las aguas del litoral del mar de Alborán, un hervidero de vida que en muchos casos es desconocida para quienes cada verano acuden a las playas en sus vacaciones sin tener en cuenta el gran valor de la biodiversidad marina y los beneficios que ofrecen sus ecosistemas.

Disfrutar del mar

Conocer la vida que se desarrolla bajo el mar es el primer paso para entender la necesidad de su conservación. El litoral de las provincias de Granada y Almería posee una riqueza biológica especial, ya que concentra playas grandes y pequeñas, arenosas y pedregosas, con roquedos e incluso acantilados con pequeñas calas resguardadas de los vientos. Bastará con buscar lugares no demasiado concurridos para poder observar y dejarse sorprender por la biodiversidad del mar. No es necesario bucear a grandes profundidades para disfrutar de la belleza de parajes submarinos en los que se desarrolla todo un micro-universo al alcance de quien quiera verlo. En las playas arenosas y entre dos aguas, cerca de la superficie, es posible encontrar bancos de peces juveniles: jureles, obladas, picareles, lisas y adultos solitarios de especies muy apreciadas como las lubinas y doradas, que nadan junto a sargos y mojarras, especies que desaparecen en playas masificadas pero que se mantenienen en zonas próximas sin presencia humana. Entre ellas, nadando cerca de la superficie, se pueden observar las medusas de pececillos, las aguas cuajadas, medusas de mínima toxicidad, que con forma y color de huevo frito, nadan rodeadas de alevines de peces. También cerca de la superficie se mueve la pequeña medusa morada, Pelagia noctiluca, que sí es muy tóxica y cada año provoca picaduras en muchos bañistas. Por efectos del cambio climático y el aumento de las temperaturas, la presencia de la falsa medusa, carabela portuguesa se ha hecho más habitual y su picadura es muy peligrosa. Nada sobre la superficie, pero sus largos tentáculos se expanden bajo el agua y son difíciles de ver.

Arenas

En el fondo, entre las arenas, se mantienen ocultos los peces planos y las peligrosas arañas y muy cerca del fondo se desplazan las herreras que junto a los sargos buscan los espacios pedregosos, ecosistemas donde se desarrollan otras especies como las doncellas, de colores verdes y rojizos que nadan ente las algas adheridas a las piedras, junto a abadejos y pequeños meros. Es el imperio de los pulpos ocultos y camuflados en las oquedades y las jibias que se desplazan entre las piedras pobladas de moluscos, de caracolas que se desplazan entre anémonas y erizos camuflados a base de guijarros y conchas vacías que se colocan sobre sus púas.

Los roquedos sumergidos son el paraíso de los alevines y de especies que parecen llegadas de mares tropicales como los fredis, verdes y dorados. Rocas sobre las que viven, casi sin moverse de ellas, los pececillos llamados blenios y parablenios, En playas como Calahonda y la Rijana, es posible disfrutar de colonias de coral naranja, Astroides calycularis, que ocupan las rocas que en ocasiones quedan a la vista con la bajamar, una especie en peligro de extinción, única de Alborán, que como el resto de la vida marina depende del uso que hagamos del mar.

Una medusa de pececillos, aguamala.
Una medusa de pececillos, aguamala. / M. S. CALLE
Guía de especies marinas

Conoce las especies de vertebrados e invertebrados, algas y plantas que viven en las aguas someras del mar de Alborán y el litoral mediterráneo, en Waste Magazine

Fotos

Vídeos