sierra nevada, el gran mariposario europeo

Censos realizados por técnicos y voluntarios durante una década detectan altísimos valores de diversidad y abundancia de mariposas diurnas en Sierra Nevada

Mariposas Euphydrias aurinia/J. E. GÓMEZ
Mariposas Euphydrias aurinia / J. E. GÓMEZ
JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Forman verdaderas colonias de color azul en los bordes de arroyos, charcos y surgencias del deshielo, son pequeñas mariposas que se concentran de forma muy numerosa en puntos que utilizan como bebederos, para refrescarse en los primeros días del verano, cuando en zonas medias y altas de Sierra Nevada el calor comienza a hacerse notar. Se trata de individuos de una especie conocida con el curioso nombre de 'Esmaltada sencilla', Plebejus idas, en su denominación científica, que, aunque se encuentra entre las diez más habituales de la Sierra, sus concentraciones en los bebederos (donde solo acuden machos) han disminuido de forma considerable en los últimos años, lo que puede estar delatando de forma clara el efecto de las alteraciones climáticas y la antropización de sus territorios y ecosistemas. Esta especie, como otros muchos lepidópteros diurnos de la Sierra, son los protagonistas de los seguimientos que llevan a cabo técnicos y científicos del Observatorio del Cambio Global y voluntarios de la Red de Seguimiento de Mariposas de Sierra Nevada, que desde hace una década elaboran el censo y la evolución de estas especies en el ámbito del Parque Nacional y Natural.

El espacio natural protegido de la media y alta montaña se ha consolidado como uno de los grandes mariposarios del continente europeo. Es uno de los sistemas de montaña con mayor diversidad de especies y con un número más elevado de endemismos en Europa para estos bellísimos insectos. Para uno de los responsables de estos censos, el biólogo José Miguel Barea, técnico de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía y el Observatorio del Cambio Global de Sierra Nevada, la singularidad de este territorio está clara: «En diez años de seguimiento, se han identificado más de 120 especies, lo que supone una cifra muy alta para un único territorio y sitúa a la sierra granadina y almeriense como uno de los espacios con mayor presencia de lepidópteros de España y de Europa». Durante la última década los técnicos y voluntarios implicados en estos censos, han trabajado realizando transectos (recorridos concretos en zonas determinadas por su altitud, situación, biodiversidad, flora, etc.). Han sido un total de 21 transectos situados en altitudes comprendidas entre 700 y 3.181 metros, lo cual representa un rango altitudinal único en Europa para este tipo de seguimientos. Las zonas de media montaña, entre los 1.400 y los 2.000 metros, son las que presentan mayor diversidad de especies y mayor abundancia de individuos, con zonas donde se encuentran densidades de más de 200 individuos por hectárea. «Los factores condicionantes que involucran estas elevaciones intermedias son la frecuencia de matorral, la distancia bosques (zonas de ecotono, bordes entre el bosque y praderas y otras zonas abiertas) y la cantidad total de radiación solar recibida durante el periodo vegetativo (principalmente parte del verano) en la montaña», afirma José Miguel Barea, que comenta que «los análisis han permitido, por primera vez, elaborar mapas derivados de modelos estadísticos que emplean los datos de diversidad (número de especies) y abundancia (número de individuos por unidad de superficie) en contraste con variables ambientales (climáticas y relacionadas con la estructura del hábitat). Estos mapas muestran la distribución de la diversidad y de la abundancia en el Parque Nacional y Parque Natural de Sierra Nevada». (...)

Leer más. Reportaje completo, fotogalerías, fichas de especies en Waste Magazine

El valor de los voluntarios en el estudio del cambio climático

Los técnicos responsables del control y monitorización de los lepidópteros de Sierra Nevada, reconocen que la llamada 'Ciencia ciudadana', la participación de voluntarios es esencial en las investigaciones. «Tanto para conocer y recabar datos sobre las mariposas, como para trazar los efectos del cambio global en Sierra Nevada». En total han participado más de 20 personas en 4 transectos que son repetidos quincenalmente. Esta iniciativa está coordinada con la iniciativa a nivel nacional BMS España (Butterfly Monitoring Scheme de España o sistema de monitoreo de mariposas de España».

Esta incitativa nacional se coordina con otros seguimientos equivalentes a lo largo de toda Europa para producir índices de enorme valor a la hora de orientar políticas comunitarias en materia de biodiversidad, agricultura, gestión forestal o cambio climático. «La participación de voluntarios acerca la gestión cotidiana del Parque Nacional y del Parque Natural de Sierra Nevada a la sociedad. Esta inmersión social del Observatorio de Cambio Global arroja excepcionales resultados con excelentes perspectivas de crecimiento a corto plazo».

Aglais urticae, puede verse en la cumbre del Mulhacén
Aglais urticae, puede verse en la cumbre del Mulhacén / J. E. GÓMEZ

Fotos

Vídeos