EL PURCHE, ZAGUÁN DE SIERRA NEVADA

Es la antesala de la alta montaña, el viejo paso de neveros y pastores. Un pequeño altiplano separa la depresión de Granada de los altos relieves de las montañas nevadenses, donde se inician las últimas dehesas

El Purche es la última etapa antes de entrar en la alta montaña, territorio de pastores y 'neveros' / J. E. GÓMEZ
JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

El viento sopla con fuerza entre campos de cereal que se esfuerzan en sobrevivir a pesar de las duras condiciones que la naturaleza impone en las estribaciones de Sierra Nevada. Una sombra oscura se mueve rápida por el suelo. Indica que el cielo, un águila calzada, de franjas oscuras y claras, observa cualquier pequeño movimiento que delate la presencia de pequeños roedores, de micromamíferos, que poder llevar al nido en el que esperan una pareja de polluelos ávidos de alimento. Esta rapaz ha hecho de El Purche su territorio de caza, ya que se sitúa muy cerca de los bosquetes y cortados que desde la ladera oeste de la sierra miran hacia Monachil, Huétor Vega y la ciudad de Granada, y aprovecha que ese espacio aún mantiene sus ecosistemas en buen estado, sin demasiadas alteraciones provocadas por el hombre y el cambio climático, y donde desde hace unos años, se han recuperado algunas de las masas boscosas de pinar y robledal situadas en sus márgenes.

El Purche es uno de los puntos clave para entender la historia y la evolución en la relación de Granada y Sierra Nevada, y comprender la simbiosis entre la gran montaña nevadense y los territorios sobre los que se alza. Desde la Edad del Bronce, cuando en el valle del río Monachil, en el cerro de la Encina, se asentaba una de las mayores poblaciones de la cultura argárica, sus habitantes subían hasta los altos del Purche para cazar, en busca de ciervos y jabalíes. Ascendían a un espacio que hace cuatro mil años podían considerar como el último territorio habitable, al pie de las nieves perpetuas, ya que la meseta no era más que el prólogo de la sierra, el zaguán en el que las diferentes colonizaciones, culturas y pobladores, ubicaron en la meseta previa a terrenos escarpados, el lugar donde prepararse para largas travesías, realizar los últimos aprovechamientos agrícolas y desde hace poco más de un siglo, un territorio para la agricultura y el ocio.

Durante décadas, los arrieros que desde las altas cumbres bajaban nieve a la ciudad, trazaron su ruta a través de los llanos del Purche. Divisar la meseta situada entre el cerro del Cerrajón al sur, y los de Doña Alberta y Caparranas al norte, suponía para ellos haber cubierto la primera etapa de su periplo diario hacia los ventisqueros de Cauchiles, cerca ya del corazón del Veleta. La desaparición de esta actividad ancestral no acabó con la denominación de Camino de los Neveros que conlleva la totalidad del trazado que desde la capital asciende a la sierra a través del Purche, donde además se une el viejo camino de Monachil, (hoy carretera) y todos ellos ocupados por una de las mayores vías pecuarias de la provincia de Granada, la Cañada Real Camino de los Neveros, que desde aquí continua como De la Cuerda y más arriba, como Cañada del Collado de la Sabina, con una larga tradición de paso de ganado que aún se conserva para el traslado de ganados ovinos y las vacas de alta montaña en primavera y verano hacia los pastos de las cumbres, y vuelta a zonas bajas, camino de Sierra Moreno, con la llegada del otoño. (...)

Reportaje completo, fotogalerías, vídeos, guías de flora de este espacio natural en Waste Magazine

El Purche es un cruce de caminos
El Purche es un cruce de caminos / J. E. GÓMEZ

PAISAJES Y BIODIVERSIDAD

Una serie de reportajes para mostrar la riqueza natural que nos rodea, sus ecosistemas y a sus singulares habitantes.

Granada y las tierras del sureste de Andalucía poseen la mayor diversidad biológica de Europa, parajes únicos para vivir en tiempos de estío. (Reportajes aquí)

Fotos

Vídeos