La cumbre de los últimos romanos

El pico del Águila se alza desde los acantilados de la Rijana para convertirse en el techo del litoral de Granada | Es la más alta atalaya costera, un picacho utilizado como refugio desde el neolítico, donde sobreviven especies únicas

Cima del pico del Águila, a la izquierda el litoral oriental de Granada y el delta de Castell de Ferro. / J. E. GÓMEZ
JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Se deja llevar por el viento suave de levante, planea y mantiene su posición a una decena de metros sobre un mar tranquilo. Es un águila pescadora, una gran depredadora que vigila la superficie hasta localizar algún pez que nada a pocos centímetros de profundidad. Pliega sus enormes alas de más de un metro y medio de envergadura para ofrecer la menor resistencia posible al viento y, con forma de halcón, se lanza en picado hasta situarse cerca del agua. Echa atrás todo su cuerpo para extender sus garras y alcanzar al pez que no puede imaginar que el peligro llega desde el aire. Lo atrapa y con él fuertemente aferrado levanta el vuelo con fuertes movimientos de sus alas. Sube decenas de metros mientras se acerca al acantilado y continúa su potente ascenso hasta convertirse en una mancha casi imperceptible entre los cerros que caen hacia el mar. La rapaz pescadora supera en muy poco tiempo la distancia (menos de un kilómetro) y altitud (500 metros) que le separa de su territorio, de los cortados del Pico del Águila, donde ha de alimentar a los pollos que le esperan en el nidal. Es el relato de una situación que no se produce desde hace algo más de dos décadas, pero que podría volver a ser una realidad gracias a proyectos de reintroducción que prepara la Fundación Migres en diversas zonas costeras de Andalucía, entre ellas la costa de Granada, donde sí es posible ver de forma muy esporádica algún individuo aislado.

El águila pescadora era habitual de los acantilados situados entre Calahonda y Castell de Ferro y sus vuelos sobre el mar y las cumbres de los cerros del entorno, dieron nombre a la más alta de las atalayas que dominan la costa, el pico del Águila, situado sobre la localidad de Gualchos, un cerro que se alza entre dos barrancos que desembocan en la Rijana y la Rijanilla, dos fondeaderos utilizados desde los albores de la navegación y especialmente por los romanos y los primeros omeyas llegados a la Península. El pico es el gran oteadero desde el que divisar la totalidad de la línea litoral oriental de Granada y los cortados y acantilados rocosos que se sumergen hasta el delta de Calahonda y Carchuna, un paraje kárstico, un calar de rocas afiladas por el viento, que generan un picacho sobre la orografía alomada del cerro.

Pobladores

Es un territorio en el que buscaron refugio los últimos pobladores romanos de la costa de Granada, olvidados por Roma en los tiempos de la caída del Imperio. Los habitantes de las poblaciones costeras se vieron obligados a huir al interior ante la llegada de los conquistadores omeyas. Algunos de ellos prefirieron quedarse en los cerros del litoral, utilizar las montañas como refugio y defensa y crear reductos singulares que más tarde ocuparon los árabes y castellanos, e incluso fueron reutilizados durante la guerra civil por el ejército republicano para ubicar trincheras.

Calahonda y Carchuna desde el cerro del Águila | La cumbre más alta de la costa granadina | Águila pescadora / J. E. GÓMEZ

Subir al pico del Águila es una de las rutas más atractivas y fáciles que pueden hacerse en la costa oriental granadina, ya que aúnan paisaje, con impresionantes vistas tanto de la franja marina como del interior, con las sierras de Lújar y la Contraviesa, y muestran una secuencia de ecosistemas que forman parte del más puro piso bioclimático termomediterráneo y mesomediterráneo en las zonas más elevadas. Desde la carretera entre Gualchos y el Conjuro, a poco más de dos kilómetros parte un carril que comunica directamente con los senderos hacia la cumbre más alta del litoral granadino. Solo 1,5 kilómetros que muestran laderas cultivadas con almendros y zonas de espartales donde aflora el ecosistema original degradado por el paso del tiempo y el clima. Tras el carril, el camino continúa hacia una antigua pista de tiro en desuso, un punto en el que se inicia el calar, un ecosistema de rocas calizas y mármoles que se convierte en kárstico hacia el punto más alto de la cumbre del Águila.

Jaras, romero macho, arbustos de torvizco, enebros, los pequeños olivillos, los acebuches, tomillos, retamas, espartales y otras muchas especies propias de un ecosistema costero, que recibe un alto índice de humedad, con verdaderas sorpresas entre sus especies más características. Es el caso de Teucrium rixanense, cuyo nombre se refiere a la Rijana y se considera como una especie endémica de este pequeño territorio, donde también es posible encontrar orquídeas mediterráneas, algunas de ellas muy escasas.

Tras la ascensión a un primer picacho, se abre un espacio que llanea junto a la cumbre, en su pie, una profunda oquedad da acceso a un túnel utilizado como trinchera en la Guerra Civil. El segundo picacho accede, por una corta senda, al punto más alto, al vértice geodésico de la mayor cota costera granadina, con 538 metros de altitud y a menos de un kilómetro lineal desde el mar.

Al mirar al oeste desde la costa oriental granadina, la vista se dirige sin remedio hacia las montañas que caen en el mar, hacia la cumbre más significativa, sin ser demasiado conscientes de que en aquella atalaya vivieron grupos de pobladores que utilizaron sus recursos naturales desde el neolítico, vivieron en cuevas como la de las Campanas, situada casi en la cumbre, y dejaron vestigios de actividades de caza y defensa. Miramos con atención hacia el poniente con la esperanza de volver a ver el vuelo de las águilas.

Poblaciones únicas

Teucrium rixanense: Es una especie exclusiva de este territorio. Se creía que también estaba en algunos puntos de Málaga, pero recientemente se ha descubierto que no son la misma especie, por lo que la población del pico del Águila y su entorno es una de las joyas botánicas más apreciadas de la costa granadina.

Mapa de la ruta, biodiversidad, flora y fauna de este espacio natural, fichas de especies, datos... en Waste Magazine