?

Conferencia Episcopal

Estas son las cifras de la esperanza que aporta la Iglesia

La dimensión de la labor de la Iglesia Católica no solo es mucho mayor de lo que te imaginas. Para mucha gente, además, es imprescindible.

Contenido desarrollado para

Content Factory

Compartir

Cada vez más gente necesita apoyo. Concretamente, un apoyo que no falle. Al menos así se desprende de la última encuesta de condiciones de vida publicada por el INE, que apunta que casi tres de cada diez españoles (el 28,6%) están en riesgo de exclusión social. Si echamos la vista fuera, el panorama es todavía más sobrecogedor: una de cada diez personas en el mundo sobrevive con menos de dos euros al día, según estiman el Banco Mundial y el FMI.

Estas cifras nos sobrecogen. Día tras día, asistimos al sufrimiento de muchas personas y nos sentimos impotentes. Nos gustaría apoyar a los que lo necesitan e invertir en el futuro del mundo. No solo el material, sino también el espiritual. Es aquí donde la labor de la Iglesia Católica tiene mucho más que decir de lo que nos imaginamos. Son las cifras de la esperanza.

AYUDA-A-LA-IGLESIA-EN-SUS-NECESIDADES-3

JUNTO A LOS QUE MÁS LO NECESITAN

La Iglesia Católica española acompaña a las personas que más lo necesitan. Lo hace a través de su presencia y acción en más de 23.000 parroquias, más de 800 monasterios, más de 100.000 catequistas, más de 18.000 sacerdotes y más de 12.000 asociaciones de fieles. La acción de los voluntarios de Cáritas, de la que se benefician millones de personas cada año y que se articula en buena parte a través de las parroquias, también supone un gran alivio para esta situación.

10

millones

de personas asisten a misa cada domingo

5

millones

de personas recibieron apoyo en más de 9.000 centros sociales de la Iglesia

1,4

millones

de alumnos se forman en 2.600 centros educativos católicos

13.000

misioneros

misioneros españoles despliegan su labor por todo el mundo

CUIDADO PARA EL ALMA

Alrededor de 2,8 millones de personas han recibido atención a través de centros dedicados a la erradicación de la pobreza gestionados por la Iglesia Católica. Cerca de 160.000 inmigrantes y 18.000 drogodependientes han sido asistidos. Un total de 78 centros para la mujer y víctimas de la violencia realizan su labor cada día. En total, casi cinco millones de personas han hallado el apoyo que necesitaban en los más de 9.000 centros sociales y asistenciales de la Iglesia Católica. Sin embargo, la labor de la Iglesia Católica no se queda dentro de las fronteras españolas. Hasta 13.000 misioneros españoles entregan su vida al desarrollo de pueblos de todo el mundo.

Captura de pantalla 2017-04-05 a las 17.24.53

La labor espiritual de la Iglesia Católica se extiende dentro y fuera de nuestras fronteras.

La labor espiritual de la Iglesia Católica congrega cada domingo a más de 10 millones de personas que asisten a misa. Además, acompaña a más de 240.000 nuevos cristianos en su incorporación a la Iglesia mediante el bautismo, a más de 116.000 fieles en la confirmación de su fe y a más de 52.000 parejas que se unen cada año en matrimonio.

La asistencia en la enfermedad también forma parte de la labor de miles de sacerdotes, que administran más de 23.000 unciones de enfermos.

PATRIMONIO CULTURAL

La Iglesia Católica tiene presencia en algunos de los ejemplos más destacables de patrimonio cultural en España.

Alrededor de 2,8 millones de personas han recibido atención en centros dedicados a la erradicación de la pobreza gestionados por la Iglesia Católica

La Catedral de Santiago recibe cada año a miles de peregrinos que realizan el Camino a través de sus distintas rutas, mientras que la Sagrada Familia o la Catedral de Burgos despiertan la admiración de visitantes de todo el mundo. La aportación cultural en este sentido es incalculable. Además, los bienes inmuebles de la iglesia tienen un importante impacto social, ya que originan más de 225.000 empleos. Las celebraciones y fiestas religiosas, por su parte, promueven 134.000 puestos de trabajo.

Esta enorme labor requiere un importante esfuerzo económico. Colaborar con ella es muy sencillo y se puede hacer a través de la propia declaración de la renta. Marcar las casillas correspondientes a “fines sociales” e “Iglesia” no solo no nos costará más ni disminuirá nuestra devolución en caso de existir, sino que contribuirá a ayudar a la inmensa labor de la Iglesia Católica.