Las 'redsticks' levantan pasiones

Las selecciones de España e Irlanda pasan por Granada y más de seiscientos escolares animan en la grada a mujeres, deportistas y de élite, trabajando sobre el césped valores en igualdad y respeto, propuestos por sus profesores

Las espectadoras, encantadas con tanta atención de sus heroínas./CÉSAR GUISADO
Las espectadoras, encantadas con tanta atención de sus heroínas. / CÉSAR GUISADO
CÉSAR GUISADOGRANADA

Las Redsticks han levantado pasiones en Granada durante esta pasada semana y a buen seguro que en su Vega han sembrado la semilla que, si ahora la riegan bien las escuelas de aquí, puede florecer en nuevos talentos granadinos dentro de un deporte que nos resulta extraño entre unos juegos olímpicos y otros.

La Selección Española femenina de hockey hierba ha celebrado su tour invernal a los pies de Sierra Nevada y la cita ha servido, además de para jugar tres partidos frente a otro combinado de gran nivel mundial como es la también olímpica Irlanda, para ese trabajo de formación cuyo compromiso debe ser inherente entre deportistas de élite con los jóvenes talentos. Por cierto que los técnicos de la Selección han quedado encantados con las instalaciones y aventuran volver con el equipo masculino.

El de las chicas comenzó el pasado lunes con el primer encuentro de tres ante el combinado subcampeón del mundo en el remozado campo de hierba de la Ciudad Deportiva de la Diputación de Granada. Por cierto, que el campo de hockey, se encuentra en terrenos del municipio de Ogíjares ya que esta instalación comparte suelo este pueblo y el de Armilla. Y además se ha remozado, por lo que presenta un aspecto idóneo para la práctica del deporte.

Y así, con la flamante alfombra, el brillo rojo nacional y el blanco y verde irlandés, fue el momento de que los niños y niñas de Granada vieran, disfrutaran y trataran de comprender cuan bonito es este deporte jugado a pie, con palos y una pelota redonda, que hockeys hay de tantos estilos como gustos.

Más información

El lunes, España consiguió la victoria por 2-1 en el primero de los partidos ante Irlanda. En el segundo se repartieron méritos y goles, con un marcador final de 3-3 y en el tercer encuentro las de casa barrieron al rival por 4-1.

Fue el jueves por la mañana cuando más de seiscientos chiquillos poblaron las gradas armilleras para vivir el espectáculo del deporte femenino de primer nivel. Un pañuelo caído en Granada que bien supieron recoger varios colegios de la capital, como el Sierra Nevada, la Compañía de María y el Juan XXIII del Zaidín, además varios de la zona metropolitana. Así que hasta la Ciudad Deportiva de Armilla, en espléndida mañana para el deporte y con una buena patulea de chavalería ávida por conocer los entresijos que guardan los sticks, se presentaron profes y alumnos.

«Venimos con el objetivo de dar visibilidad, reforzar la labor e importancia del deporte femenino», decía Laura Cara, que es tutora de 5º de Primaria en el Compañía de María. Se trata de «deporte femenino de élite» y eso llama la atención de ellos, que descubren heroínas y de ellas, que atisban modelos a imitar.

El alumnado descubre con este tipo de experiencias el valor de la mujer como deportista de élite. Ahora ellas también copan portadas, como Lidia, Carolina o Mireia. Y lo extrapolan a la vida diaria cuando descubren sin acotaciones a mandatarias políticas de enorme poder, a presidentas de empresas de ámbito internacional, a actrices consagradas o periodistas. El mundo, por fin lo mueven ellas también.

«En nuestro caso», señala Cara, «ponemos en marcha experiencias practicadas dentro de la Educación Física de tercer ciclo participando también como espectadores» de un partido que como bien sabían sus alumnos, lo juegan «las medallistas de bronce y de plata del último Mundial de Londres».

Apuntaba la tutora de Quinto, muy atenta con sus alumnos al partido, que «también tenemos programada una visita a un partido del equipo femenino del Granada CF, en el que la representante institucional de dicha sección, María Carmen Rodríguez, es antigua alumna y ex presidenta del AMPA del Centro».

Aunque al fin y al cabo, para la profesora se trata de «promocionar el deporte de élite, sin distinción de género, en los diferentes eventos de Granada, de los que pudieran disfrutar nuestro alumnado y familias, en cada uno de los fines de semana de la temporada». Lo dice el BOJA, pero también es cierto que va en el ADN del Compañía de María, del Juan XXIII y de cualquier centro educativo, desarrollar actitudes y hábitos de tipo cooperativo y social basados en el juego limpio, la solidaridad, la tolerancia, el respeto y la aceptación de las normas de convivencia, ofreciendo el diálogo en la resolución de problemas y evitando discriminaciones por razones de género, culturales y sociales.

«Por nuestra parte, y partiendo desde los valores de nuestro centro, trabajamos desde diferentes perspectivas para que nuestro alumnado evolucione en pro de habilidades sociales y relacionales que creemos imprescindibles para la sociedad. Como docentes, y en paralelo a la formación académica de niñas y niños de Educación Infantil hasta ESO, se aboga por un enriquecimiento en valores», pondera la 'profe' Laura, y para ello, desde la coordinación de la Orientadora del Centro y demás profesorado, «se diseña un magnífico plan de igualdad en el que, además de otras muchas e importantes actividades, el deporte en general y el femenino en particular, tienen hoy en día un papel vertebrador».

En el caso del Compañía de María, tiene su propio club deportivo con 260 deportistas de los que el sesenta por ciento son chicas. Se trabajan deportes minoritarios y los más conocidos pero, sobre todo, el deporte base y con una perspectiva de competiciones de 'fair-play'. Y prueba de ello, es el reconocimiento obtenido en la temporada 2016/17, con el premio al juego limpio. Concretando números con especialidades, gimnasia rítmica cuenta con 70 chicas, el equipo de baloncesto con 15 alumnas, el de voleibol con 14 participantes y fútbol sala con 11 niñas siendo este, un equipo íntegramente compuesto por chicas.

Dentro de las diferentes programaciones de educación física, aquí se trabajan también deportes minoritarios y alternativos, con el objeto de diversificar, más si cabe, la oferta deportiva para niñas y niños, sin distinción. Esta semana tocó hockey hierba. Y la experiencia fue excepcional.