UD Almería

«Es solamente la décima partida»

Pedro Emanuel saluda a Anquela antes del inicio del partido. /IDEAL
Pedro Emanuel saluda a Anquela antes del inicio del partido. / IDEAL

Pedro Emanuel, entrenador de la UDA, espera que el punto en Riazor aporte tranquilidad

JORDI FOLQUÉAlmería

Pedro Emanuel, entrenador de la UDA, se mostraba en parte satisfecho por el punto logrado en Riazor. A la misma vez que se le notaba con la sensación de que les faltó algo más para haber logrado los tres puntos ante un equipo que empezaba el choque como último clasificado y que estuvo en los últimos minutos con un jugador menos, por la expulsión del exatlético Montero (central). Pese a ello, rompió la racha de dos derrotas seguidas (Cádiz y Sporting de Gijón). Para sumar su segundo punto de los últimos 12 disputados. Números, eso sí, que lo siguen dejando en la segunda posición de la Liga SmartBank.

El portugués quiso aprovechar la rueda de prensa en Riazor, tras acabar la cita de este fin de semana, para insistir en su pensamiento de que no es bueno mirar la clasificación. Que espera que la «tranquilidad y la paciencia» sirvan para seguir mejorando a sus pupilos. A los que les pidió, una vez más, que tengan muy presente «la igualdad que hay en esta competición. El que no piense que esta Liga es igualada y emocionante no puede jugar aquí», dijo para destacar el punto logrado ante un equipo que está en descenso, pero que tiene una de las mejores plantillas del campeonato y que no gana desde que lo hiciera en la primera jornada liguera.

Décima partida

Después de los dos partidos lejos del Estadio de los Juegos Mediterráneos, en los que perdió en Gijón y empató en Coruña, Pedro Emanuel apuntó que es solamente el inicio de un periodo que debe acabar en junio. «Lo más importante no es ser segundo ahora. La afición ha puesto mucha ilusión en este comienzo, pero solamente es la décima partida de las 42 que debemos jugar», señaló para hacer ver lo que todavía queda por delante.

Sobre el partido, sí que tuvo claro que el objetivo era dejar su puerta a cero, tras los cuatro goles encajados en El Molinón el pasado jueves en los primeros 45 minutos. «Lo que buscábamos era portería a cero. En Gijón no estuvimos bien y debíamos dar dos pasos adelante, después de dar un paso atrás». Una situación que, a su juicio, se produjo en tierras gallegas después del primer varapalo gordo, segunda derrota seguida tras la sufrida ante el Cádiz hace ocho días y que dejó a los almerienses sin que el Mediterráneo siguiera teniendo el calificativo de inexpugnable.

Ayer, en Coruña, volvieron a puntuar a domicilio. Un hecho que está siendo habitual en el presente ejercicio. Solamente en El Molinón no lo han podido hacer. «Es un punto importante en nuestro camino. Nos debe dar tranquilidad para el futuro», destacó Pedro Emanuel. Para seguir mostrando fortaleza cuando tienen que viajar. Como ya lograron sumar un empate en Santander y Vallecas, mientras que ganaron en Málaga y Las Palmas. Un total de nueve puntos, la mitad de los que tienen en su haber tras esta jornada.

El choque no fue nada sencillo. «Hemos trabajado muy bien. Organizados para que el Deportivo no estuviera cómodo en el partido. Porque debíamos tener el control emocional del partido y ha sido lo más importante». Un aspecto que, conforme pasaron los minutos, dejó más espacios tras la espalda de la zaga gallega y permitió que la UDA se acercara al marco contrario. «Hemos sabido tener paciencia para obtener nuestro momento. El tiro al palo de Juan Muñoz pudo ser la clave». Fue la ocasión más clara de todo el choque.

En un partido que no hubo grandes oportunidades de gol, solventadas en favor del Almería en una actuación muy destacada de René Román. En la portería del Deportivo, los rojiblancos fueron los que no acertaron en sus remates. Como ocurrió en el primer periodo, en la primera aproximación de la UDA, que terminó con un remate de Vada que, cuando se colaba, chocó con el cuerpo de un Juan Muñoz que evitó ese tanto de su compañero, además por estar en fuera de juego.

Sus palabras podrían dar la sensación de estar satisfecho por lo visto por parte de su equipo. Pero no fue así del todo. Reconoció que el cuadro de Juan Antonio Anquela fue mejor que los suyos en ataque. Más posesión de balón, pero con una idea preconcebida de que así debía ser. «El Deportivo tuvo más balón y fútbol, cerca de nuestro área, pero las mejores ocasiones fueron nuestras. Lo esperábamos porque sabíamos que los espacios aparecerían». Por el juego y porque los gallegos se jugaban el futuro de su entrenador, dado que no había sido cambiado en los días previos porque jugaron el jueves ante el Girona en tierras catalanas y ayer frente al Almería.

En el juego rojiblanco influyó, quizás en el propio subconsciente, lo vivido el jueves en El Molinón y que no podían volver a Almería, tras estos dos partidos, con el casillero sin haber sumado ni un punto de los seis disputados. «No jugamos tan bien como nos hubiera gustado, pero porque el Deportivo ha hecho un partido intenso». Lo que llevó la cita liguera a que se tuviera que resolver en los minutos finales. Saber que el rival tenía opciones de llevarse los tres puntos, pero viendo la opción de que uno mismo también lo podía lograr en cualquier opción.

Dando la sensación de que al Deportivo no le valía el empate sin goles, mientras que la UDA quería sumar aunque fuera un punto. «Ha sido emocionante hasta el final», resumió Pedro Emanuel sobre lo vivido entre un equipo que es penúltimo clasificado y otro que está en la segunda posición. La tabla, como suele ser habitual en la categoría, no se notó en ningún momento de los 100 minutos que se disputaron entre dos conjuntos que han estado en la máxima categoría en las últimas campañas y que aspiran a regresar a la Liga Santander, con proyectos muy distintos de ambas entidades.