Una aplicación espía deja al descubierto miles de fotos de sus usuarios

Las víctimas lo son sin conocimiento./Archivo
Las víctimas lo son sin conocimiento. / Archivo

La lista de afectados por la app SpyFone asciende a 3.666 y la cantidad de información hackeada «no se puede cifrar»

INNOVA+Madrid

«La curiosidad mató al gato», este dicho popular se puede aplicar estos días a la app SpyFone. La aplicación espía para dispositivos Android e iOS ha sufrido una fuga de datos y la lista de afectados supera ya los 3.600.

A través de esta app, un usuario puede vigilar llamadas, mensajes, fotos e, incluso, la geolocalización. Un sistema utilizado, principalmente, por padres para monitorizar el uso de los smartphones por parte de sus hijos.

SpyFone se ha convertido en protagonista después de que un investigador llegara a los datos de la app en un servidor de Amazon S3 desprotegido. Entre la información filtrada hay fotografías, mensajes de texto, archivos de audio, contactos, ubicaciones, contraseñas, entre otros muchos datos.

«Hay terabytes de datos», señala uno de los investigadores a la publicación Motherboard. El origen de esta enorme brecha de seguridad está en la API que SpyFone dejó sin proteger.

Según la compañía, un total de 3.666 personas son las afectadas por esta brecha de seguridad. En concreto, las víctimas no son los usuarios de la app, sino aquellos dispositivos que estaban siendo vigilados sin su consentimiento.

Fotos

Vídeos