Los expertos dan el visto bueno al nuevo Reglamento de Protección de Datos Europeo

El Reglamento no llegará hasta el año que viene./
El Reglamento no llegará hasta el año que viene.

La mitad de los profesionales de tecnología califican el documento europeo como positivo

INNOVA+madrid

La mitad de los máximos responsables de las multinacionales tecnológicas europeas han dado el visto bueno a la nueva normativa de protección de datos nacido en Bruselas, según un estudio de Kaspersky Lab.

El Reglamento General de Protección de Datos, que no llegará hasta mayo de 2018, aumenta la fuerza para los profesionales de las tecnologías de la información. Un 63% de los encuestados se siente fortalecido con la entrada en vigor del RGPD, al dotarles de la autoridad necesaria para asegurar la protección de la información en las empresas para las que trabajan.

"El RGPD presenta una gran oportunidad para aportar aún más valor a los negocios y para convertirse en un impulso positivo a la salud de la información en las empresas, reforzando la protección de los datos personales a ellos confiados", ha afirmado Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia.

En la encuesta han participado más de 2.000 directivos europeos de España y otros 10 países (Portugal, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Suecia y Noruega), según explica Kaspersky mediante un comunicado.

El 51% de los expertos creen que la ley tendrá un efecto positivo en su trabajo; no obstante, otros datos de la encuesta muestran posibles aspectos negativos que podría traer consigo la directiva europea. Al 66% de los profesionales les gustaría disponer de mayor formación sobre la nueva legislación y lo que representa para sus compañías, mientras que sólo el 55% considera que las empresas están tomando las medidas adecuadas de cara a la entrada en vigor del reglamento.

Además, un porcentaje nada desdeñable sigue mostrándose pesimista, ya que uno de cada cinco profesionales (el 22%) no cree que sus empresas lleguen a tiempo con las nuevas exigencias que establece normativa europea antes de que ésta comience a funcionar. Otros, un 63%, están "agobiados" por el trabajo que la ley les va a suponer.