¿Satisfecha con el sexo oral que recibes?

¿Satisfecha con el sexo oral que recibes?
Punto G

Punto G trae una práctica guía, con infografía incluida, para que ayude a tu pareja en el arte del cunnilingus

ROCÍO R. GAVIRA

Cómo puede ser que una práctica sexual tan excitante fuera bautizada de una forma tan fea: cunnilingus, que no consiste en otra cosa que acariciar el sexo femenino con la boca e incluso practicar una especie de penetración con la lengua, excitando especialmente la vulva, el clítoris y la entrada de la vagina. La palabra que deriva de la unión de cunnus (vulva) y lingere (lamer) suena a cualquier cosa menos a la placentera experiencia que (nos) supone estimular los órganos sexuales femeninos. De hecho, después de la masturbación, el cunnilingus o sexo oral es la segunda manera más efectiva para una mujer de alcanzar el orgasmo.

Pero muchas mujeres no están del todo contentas con el sexo oral que reciben, incluso se sienten incómodas con dicha técnica. Sobre gustos en el sexo no hay nada escrito. Cada cual considera lo que es ‘normal’ en sus relaciones sexuales. “Evidentemente no podemos obligar a nadie que haga algo que no quiere hacer, pero sí preguntarle por qué no le gusta el sexo oral”, dice la sexóloga Ana L. Talavera. “Uno de los motivos por los que no acaban de sentirse satisfechas con el sexo oral puede deberse a los miedos que ello pueda provocar. Nadie nos cuenta estas cosas, al igual que nadie nos cuenta cómo masturbarnos”.

Todavía hay mujeres en proceso de liberarse de la vergüenza sexual de tener a su pareja cerca y más la vergüenza personal que les supone exponer sus propios genitales. “Para ellas la idea del cunnilingus puede generar consecuencias de poderosas imágenes del cuerpo o puede alimentar los miedos sobre qué aspecto tienen sus genitales, cómo huelen o a qué saben –continúa la sexóloga–. En lugar de disfrutar, este tipo de mujeres están más preocupadas sobre qué pensará su pareja de ellas” y de sus partes. Además, sobre el sexo femenino pesan prejuicios que hablan de olores fuertes y otras circunstancias que pueden provocar repulsa. El sexo huele y es natural, también el de los hombres. La solución a ello recae sobre una buena higiene íntima. Y si aún así persiste, toca consultar al médico por si existe algún problema.

Lee la información completa en Punto G (pincha aquí).

Temas

Sexo

Fotos

Vídeos