La trombosis es más frecuente entre deportistas

La trombosis es más frecuente entre deportistas

El aumento de la masa muscular puede cerrar los espacios por los que pasan las venas, algo que eleva las posibilidades de sufrir una trombosis venosa

REDACCIÓNmadrid

A los factores de riesgo que podrían aumentar las posibilidades de sufrir una trombosis, como los viajes, las contusiones o las inmovilizaciones con un yeso, hay que añadir una que afecta, sobre todo, a las personas que practican deporte: el aumento de la masa muscular. «Los deportistas no están más predispuestos que una persona que no haga deporte a sufrir este tipo de padecimientos», explica el doctor José Román Escudero, director del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y miembro del Capítulo Español de Flebología y Linfología (CEFyL). «Pero sí es cierto que están más expuestos a algunos factores no habituales en individuos no deportistas que pueden provocarlos».

Esos factores no habituales son, en el caso de los deportistas, principalmente dos: ejercicio violento y corpulencia. Unos ejemplos que han tomado los especialistas son los de tres atletas de alto rendimiento, como Nikola Karabatic, Jenifer Pareja y Pete Mickael, que sufrieron una trombosis que les alejó de sus disciplinas. «El aumento de la masa muscular puede cerrar los espacios por los que pasan las venas, lo que eleva las posibilidades de sufrir una trombosis venosa», mantiene el doctor Escudero.

Hace falta todavía mucha investigación para segmentar cuáles son los deportes más riesgosos en este sentido, pero el baloncesto ha tenido casos de gran repercusión que podría indicar que es una de las actividades que podrían aumentar la posibilidad de sufrirla. Los especialistas citan la temporada 2014/2015, cuando en la NBA dos de sus grandes jugadores, Chris Bosch y Mirza Teletovic, padecieron ese trastorno. «No está documentado que sea más frecuente en jugadores de baloncesto, pero han existido varios casos mediáticos que han hecho que sí lo parezca», dice el doctor Escudero, con motivo de la divulgación de la Guía de Práctica Clínica para la Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Enfermedad Tromboembólica Venosa en el Deporte.

Este documento, sido elaborado por un equipo de médicos del Hospital de Santa Creu i Sant Pau, el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de San Cugat, el F.C. Barcelona, el Hospital Sant Joan de Déu y el Hospital de Barcelona, se presenta como la primera guía multidisciplinar que aborda la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad tromboembólica venosa. Allí se refiere que entre las precauciones que podrían ayudar a disminuir el riesgo entre deportistas está la de evitar siempre la ropa que comprime los músculos, ya sea que tengan elásticos fuertes o pliegues en las zonas de flexión. También la hidratación también juega un papel fundamental en la prevención.

 

Fotos

Vídeos