El 75% de la población padece algún miedo al hablar en público

Churchill se convirtió en uno de los maestros de la oratoria tras vencer su miedo a hablar en público./
Churchill se convirtió en uno de los maestros de la oratoria tras vencer su miedo a hablar en público.

Sudoración, náuseas o ritmo cardíaco elevado suelen ser los síntomas de las crisis de glosofobia

REDACCIÓNmadrid

Hablar en público es una de las situaciones más ansiógenas que se dan, en general. De hecho «tres cuartas partes de la población sufren algún sentimiento de ansiedad y nerviosismo al hacerlo», afirma Susana Sosa, directora de Adecco Profesional.

Claro que hay que comprender que en esta situación la mayor parte de las personas reaccionan con niveles altos de activación, algo que puede ser útil para llevar a cabo el esfuerzo que supone este acto.

Como informa la Sociedad Española para el Estudio de la ansiedad y el Estrés (SEAS), al hablar en público se dan diversas variables como: el manejo cognitivo de la información, la verbalización de los contenidos, mantener un volumen de voz incrementado y un alto gasto de recursos energéticos, atencionales y todo, mantenido durante un tiempo prolongado.

«Ahora bien, un porcentaje alto de personas (alrededor de un 20%) se activan en exceso, centran su atención de manera casi exclusiva en sus síntomas de ansiedad (más que en la tarea de hablar en público), tienen una experiencia muy desagradable de esta situación, la evitan si pueden, etc.», explican desde la SEAS.

El gran problema es que no es una situación que se pueda evitar y, cuando se convierte en fobia (glosofobia) afecta a quienes más necesitan de esa herramienta en su trabajo.

No todo el mundo va a pedir ayuda a un especialista, aunque debería consultarse a un psiquiatra si esta fobia causa un deterioro significativo de la ansiedad o un malestar clínicamente significativo, algo que puede afectar a un 2% de las personas. Pero, sin llegar a los extremos, se pueden tener ciertos recursos para superar ese miedo.

Así los expertos de Adecco Profesional afirman que existen formaciones «específicas y muy a medida» para entrenar esta competencia. Sosa recomienda «preparar el discurso con personas de confianza, no tener miedo a la crítica y adelantarse y saber juzgarse uno mismo».

También la práctica ayuda. Cuantas más veces se ensaya un discurso, mayor dominio se tendrá sobre éste, algo que te proporcionará mayor naturalidad y soltura a la hora de presentar. Además, es importante memorizar la introducción, la conclusión y las ideas principales para causar un mayor impacto en la audiencia, pero nunca memorizar todo el texto, ya que se corre el peligro de poder perderse en el discurso.