«Las papillas infantiles son altamente procesadas e insanas»

«Las papillas infantiles son altamente procesadas e insanas»

Justicia Alimentaria denuncia el alto contenido en azúcar de los alimentos para bebés | «Si un niño consume estos productos durante cuatro meses, puede ingerir hasta 1,5 kg de azúcar», explican

ANA ÁVILA

Justicia Alimentaria, asociación que cree en la necesidad de cambiar el sistema agroalimentario, presentó durante el pasado mes una campaña contra los alimentos infantiles, en concreto contra las papillas y potitos, ya que al ser «altamente procesados, tienen un escaso valor nutricional». Con un vídeo llamado 'Mi primer veneno', la asociación pretende denunciar el entramado publicitario de avales médicos, etiquetado confuso y reclamos nutricionales engañosos en la venta de productos alimentarios procesados para bebés. «Estos productos se publicitan como saludables, pero están muy alejados de las bondades incuestionables de la alimentación casera», afirman desde la organización.

«Estos productos se publicitan como saludables, pero están muy alejados de las bondades incuestionables de la alimentación casera»

«El principal problema de este tipo de productos es que contienen altos niveles de azúcar. Tras analizar los productos de las principales marcas, el informe destaca que las papillas contienen entre 21 y 23 gramos de azúcares cada 100 gramos de media. Esto significa que, si un bebé consume estas papillas durante unos 4 meses, ingerirá solamente por este producto casi 1,5 kg de azúcar, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no dar azúcar ni sal a estas edades», añaden.

En España, las enfermedades relacionadas con la mala alimentación y algunas manifestaciones de esto, como el sobrepeso y la obesidad, tienen una prevalencia muy alta en la población infantil.

«Las familias solo reciben los mensajes de la industria a través de publicidad, etiquetados confusos y con la colaboración de algunas sociedades médicas financiadas por las propias empresas alimentarias. No hay información real», señaló Javier Guzmán, director de Justicia Alimentaria.

«La gran mayoría de padres no saben diferenciar entre un producto apto y no apto mirando los ingredientes y la información nutricional»

«El mayor problema es que la industria alimentaria se nutre de la desinformación que tienen los padres. La gran mayoría de padres no saben diferenciar entre un producto apto y no apto mirando los ingredientes y la información nutricional», explicó a IDEAL el experto en nutrición Jaime Martinez de @all_nutrition_ , con más de treinta mil seguidores en la red social Instagram. «La industria utiliza la publicidad y los envases para llamar la atención, haciendo creer que su producto es totalmente saludable, sin embargo, hasta el 25% de sus ingredientes son azúcar, es decir 1/4 del producto», agrega.

Según un estudio realizado por la Fundación Española de la Nutrición hace dos años, el segundo grupo de alimentos consumidos a diario por los niños españoles es la bollería y pastelería. Cabe recordar que son altas en azúcar añadido, harinas refinadas y grasas de mala calidad, tremendamente calóricos y con una capacidad de saciar ridícula en comparación con alimentos normales. Estos productos han invadido los desayunos, almuerzos y meriendas de los niños, que han abandonado algo tan sencillo como comer fruta.

Justicia Alimentaria reclama a la Administración pública del Estado prohibir la publicidad de alimentos insanos dirigidos a la infancia

«Es un tema realmente importante, del cual se habla mucho menos de lo que se debería, ya que es denunciable y preocupante», afirma Jaime Martinez ,de All Nutrition.

Justicia Alimentaria no solo denuncia estos hechos, sino que también reclama a la Administración pública del Estado prohibir la publicidad de alimentos insanos dirigidos a la infancia y la venta de estos productos alimentarios en centros médicos y farmacéuticos.

«El objetivo de la industria no es otro que crear el imaginario colectivo de que se trata de productos «especiales» para el crecimiento de los bebés, cuando en realidad lo único que necesitan es comer comida real y no productos procesados», explica Justicia Alimentaria en un comunicado en su web.

 

Fotos

Vídeos