Los expertos alertan sobre el peligro de los refrescos 'light' y 'zero' que no conoces

Los expertos alertan sobre el peligro de los refrescos 'light' y 'zero' que no conoces

La disminución de los refrescos azucarados no ha provocado la reducción de la incidencia de la obesidad y la diabetes

AIDA ORTIZ

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la reducción del consumo de refrescos azucarados, debido a su relación con la obesidad y otras enfermedades como la diabetes. Es por eso que muchas personas están eliminando de sus dietas estas bebidas, sustituyéndolas por refrescos «light» o «zero». Esta, sin embargo, no es la solución.

Según un estudio realizado por científicos del Colegio Médico de Wisconsin y de la Universidad Marquette en Milwaukee (EE.UU.), los edulcorantes artificiales que contienen los refrescos sin azúcar elevan el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas.

Tal y como explica el director del estudio, Brian Hoffmann, la disminución de los refrescos azucarados no ha provocado la reducción de la incidencia de la obesidad y la diabetes y esto se debe a que los edulcorantes artificiales también tienen efectos negativos en el organismo, aunque a través de mecanismos diferentes.

Aunque las primeras investigaciones sobre los efectos de estos edulcorantes artificiales resultaron muy negativas, lo ciertos es que estudios más recientes apuntan a que no suponen un riesgo para la salud. Algo que hace sospechar que las empresas de refrescos son las que encargan este tipo de estudios para limpiar el nombre de sus productos.

Ante estas informaciones confusas, Hoffmann y su equipo de investigadores recurrieron a la «metabolómica de alto rendimiento» mediante ratas de laboratorio, para analizar los cambios bioquímicos en el organismo, tras el consumo de edulcorantes y del azúcar. Los resultados son muy reveladores, ya que de ellos se desprende que los edulcorantes artificiales alteran la forma en la que se procesan las grasas y la energía.

Según las conclusiones extraídas, un exceso de acesulfamo-k, uno de los más usados, provoca daños en las células de los vasos sanguíneos. De esta forma, los investigadores sugieren que los refrescos azucarados sean sustituidos por bebidas naturales, en lugar de bebidas dietéticas.

Temas

Salud

Fotos

Vídeos