A qué edad contratar un seguro médico privado

A qué edad contratar un seguro médico privado
La edad es un factor clave a la hora de contratar un seguro médico privado, y es que el precio de las pólizas varía muchísimo dependiendo del momento en que lo queramos contratar. Además, algunas compañías aseguradoras ya no aceptan clientes a partir de los 60 años de edad

El seguro de salud es probablemente el tipo de seguro que más varía sus precios en función de la edad. Aunque hay muchos otros aspectos que influyen en el precio de la póliza, la edad es un factor clave. Por lo tanto, escoger cuidadosamente la edad a la que hacerse un seguro médico privado puede ser un gran motivo de ahorro.

Cuando contratamos un seguro de salud, la aseguradora realiza una evaluación médica del tomador del seguro, ya sea a través de unos sencillos cuestionarios o con un examen médico. El fin de este «examen» es evaluar el nivel de salud del tomador y asignarle así a la póliza un precio justo para ambas partes. En otras palabras, el estado de salud es el factor principal a la hora de establecer el precio de la póliza de un seguro médico privado.

Como es lógico y natural, una persona de edad avanzada tendrá más problemas de salud que una joven. Por lo tanto se deduce que las personas de más edad realizarán más gastos médicos y usarán más a menudo los servicios que ofrece un seguro sanitario privado. No es de extrañar entonces que los tomadores de seguros de salud más mayores paguen una póliza más cara que los jóvenes.

Escoger bien la edad a la que contratar un seguro de salud es crucial, ya que puede suponer un ahorro a largo plazo. La ventaja de contratar un seguro de salud siendo joven, por ejemplo entre los 20 y los 30 años, es que la prima a pagar será mucho más económica.

El único contra de contratar un seguro médico a esta edad es que, aunque se pague poco, la probabilidad nos indica que un joven también hará mucho menos uso de los servicios del seguro sanitario. Sin embargo, todas las edades, incluida la de la veintena, hacen uso de los servicios médicos. Hay que recordar que la mayor ventaja de tener un seguro es estar prevenido contra lo que pueda pasar, incluso cuando no lo esperamos.

Es fundamental tener en cuenta que, al alcanzar ciertas edades, no sólo es mucho más caro contratar un seguro médico, sino que muchas aseguradoras directamente no aceptan clientes a partir de los 60 o los 65 años de edad.

Si te encuentras cerca de esta edad y te planteas contratar un seguro de salud, es recomendable que hagas una comparativa de los mejores seguros de salud usando un comparador seguros médicos y contrates el tuyo. Gracias a estas herramientas se pueden contrastar distintos tipos de seguros sanitarios, de distintas aseguradoras y comparar fácilmente los servicios que ofrece y los precios de la póliza. Esta es la forma más eficaz de dar con un seguro médico barato y que no escatime en prestaciones.

A la hora de contratar un seguro, cuanto más joven sea el tomador del seguro, mejor. Con una edad baja el tomador se podrá beneficiar de un precio más que competitivo y gozar de los mejores servicios del seguro de salud privado.

Fotos

Vídeos