¿Cómo recibe tu perro a las visitas?

¿Cómo recibe tu perro a las visitas?

Están los que se vuelven locos de contentos, los que ladran y a los que nos les gusta nada. Sergio Tallón, educador canino, nos ofrece algunas pautas para que esas bienvenidas sean más relajadas

ROCÍO R. GAVIRA

¿Cómo reacciona tu perro con las visitas? No sé el vuestro, pero mi perra, Trufa, tiene dos comportamientos diferentes en función de la persona que venga a casa. Por ejemplo, con los familiares y amigos a los que está acostumbrada a ver se vuelve loca. Tiene su propio ‘baile’ de bienvenida, menea sus caderas al ritmo de la alegría de “¡Hay visita!”, “¡Eres tú!”. Su rabillo sube de velocidad porque le dan los mimos que busca. Posa sus patas en la barriga del invitado. Monta toda una fiesta.

Con las personas que ve -o más bien huele- por primera vez, la cosa cambia. En general, de entrada ladra porque se trata de un desconocido para ella y lo hace caminando hacia atrás. En especial si se trata de hombres y más si son altos. Por alguna razón que desconocemos se asusta con ellos. De todas formas, los ladridos le duran poco, en cuanto olisquea a la persona por las piernas, incluso las manos, se calma. De hecho, confirmamos que lo acepta en cuanto le trae la pelota. Quiere jugar con él, llamar su atención.

Aunque no a todo el mundo le hace gracia que el hocico le roce siquiera el pantalón. Comprensible. Entonces entramos en el “quieta Trufa”, “sienta Trufa”, ” a tu cama Trufa”. Claro, la perra están tan emocionada con la visita que de poco sirve decirle nada. Y ahora explícale al invitado de turno que el animal necesita olerle para “ser su colega”. Un poco caóticos los minutos de bienvenida, pero se superan.

Lee la información completa en Alza la Pata (pincha aquí).

Fotos

Vídeos