Operación salida del 15 de agosto: cuidado con las furgonetas camufladas de la Guardia Civil

Agentes de la Guardia Civil vigilan el interior de los coches desde unas furgonetas blancas

IDEAL | ATLAS

La Dirección General de Tráfico (DGT) continúa con la vigilancia intensiva de las carreteras con el objetivo de reducir el número de accidentes que se producen a lo largo del verano. El pasado 1 de agosto comenzó a utilizar los drones para multar infracciones. Esta semana además, con motivo del puente del 15 de agosto,los agentes de Tráfico de la Guardia Civil están llevando a cabo una campaña especial de vigilancia y control de velocidad.

A estas medidas se añade ahora la vigilancia que la Guardia Civil está realizando desde el interior de varias furgonetas. Dichos vehículos no están identificados como parte del cuerpo de seguridad sino que están camuflados, si bien las que se están usando de prueba llevan una matrícula con las letras 'PGC' que las señalan como parte de los vehículos de la Guardia Civil. De momento esta medida de vigilancia se está llevando a cabo como experiencia piloto en Galicia.

Si bien las furgonetas no permiten observar la carretera desde una altura tan elevada como la de un dron, sí ofrecen un mayor campo de visión a los agentes que el que tienen desde un coche, lo que les permite observar el interior de los vehículos para detectar infracciones como circular sin cinturón, usar el móvil o los auriculares. Al circular sin identificación visible, los conductores no se percatan de que tienen cerca a la Guardia Civil, a pesar de que en el interior de la furgoneta los agentes van uniformados.

Una vez detectada la infracción, los agentes del interior de la furgoneta realizan una descripción del vehículo infractor a una segunda patrulla colocada en un control cercano o que se encuentra detrás de la furgoneta camuflada. Son los agentes de esta segunda patrulla los encargados de parar al vehículo infractor para comunicarle la sanción.

Según han contado agentes de la Guardia Civil a Atlas, las furgonetas pasan completamente «desapercibidas» a los conductores. «En apenas media hora hemos detectado cuatro infracciones», señalan dichos agentes.