Así son los nuevos radares 'indetectables' de la DGT

La DGT prepara una partida económica para renovar sus radares 'indetectables' conocidos como Multaradar./
La DGT prepara una partida económica para renovar sus radares 'indetectables' conocidos como Multaradar.

El organismo de tráfico cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros para el mantenimiento de estos dispositivos en los próximos 12 meses

Á.L.

La Dirección General de Tráfico (DGT) no quiere cejar en su empeño de evitar muertes en carretera. Por ello, la entidad presidida por Pere Navarro sigue elevando sus esfuerzos en materia de control del comportamiento de los conductores al volante. De modo que en los próximos 12 meses destinará 1,6 millones de euros al mantenimiento de los radares que miden los excesos de velocidad.

Más sobre tráfico

Porque la DGT quiere que estos radares sigan siendo efectivos y no caigan en desuso en determinados puntos de la geografía española donde su falta de mantenimiento puede hacer que no funcionen correctamente. De ahí que el organismo de tráfico haya preparado esta partida económica para revisar 412 radares de los que tiene instalados en todo el país. El total surge del mantenimiento que se hará de 168 cinemómetros y de 244 cabinas.

Entre dichos radares se encuentran los conocidos como Multaradar C. Considerados los más potentes que existen en la actualidad, pueden medir los excesos de velocidad en seis carriles de manera simultánea y en dirección contraria. No precisan de trípode y tampoco de un aparato externo, por lo que son altamente eficaces a la hora de imponer sanciones a quienes pisan demasiado el acelerador.

Los otros radares que serán revisados son los más comunes, los Multanova 6F-MR. Estos están en la mayoría de carreteras de España y por lo tanto son algunos de los que se han visto envueltos en la polémica por la mala medición de los excesos de velocidad que estaría llevando a cabo la DGT en los últimos años. Los Multanova son especialmente útiles en distancias pequeñas y por ese motivo son los que se suelen colocar también en las entradas de las poblaciones ya que miden bien velocidades bajas.