Novedad para los autónomos: así queda la tributación por módulos con la nueva ley

Novedad para los autónomos: así queda la tributación por módulos con la nueva ley

La nueva normativa ha permitido mantener los límites, evitando graves perjuicios a un buen número de trabajadores por cuenta propia

A.O.

Tras la aprobación el pasado 28 de diciembre del Real Decreto-Ley que permite la prórroga para el período impositivo 2019 de los límites de facturación delimitada en la tributación por módulos, los autónomos que tengan ingresos inferiores a los 250.000 euros podrán acogerse a este sistema.

La intención, antes de la aprobación de este Real Decreto-Ley, era rebajar ese límite a 100.000 euros, pero la nueva normativa ha permitido mantener los límites, evitando graves perjuicios a un buen número de trabajadores por cuenta propia.

Requisitos para tributar por módulos

- Los ingresos no podrán superar los 250.000 euros (o 125.000 en el caso de que se expidan facturas a empresarios o autónomos).

- El volumen de compras no debe superar los 250.000 euros (sin incluir inversiones)

- No se podrán realizar otras actividades que tributen en estimación directa.

Sectores que pueden acogerse a este sistema

Podrán tributar por módulos los siguientes sectores:

- Agricultura

- Ganadería

- Pesca

- Comercio minorista

- Hostelería

- Industria del pan

Empresas como autoescuelas, peluquerías o empresas de mudanza, entre otras.

¿Qué se tiene en cuenta en el sistema de tributación por módulos?

Este sistema se rige por una serie de parámetros como los metros de los que dispone el local o la duración de la temporada en la que se desarrolla la actividad, entre otros. Una vez valorados estos factores, se establece el se determina el tramo que corresponde pagar cada tres meses. Después, en la declaración de la renta, se calcula el cómputo real anual y, en caso de que se haya pagado de más, Hacienda procederá a la devolución.

¿Es recomendable acogerse a este sistema?

Los expertos recomiendan acogerse al sistema de estimación directa cuando se inicia la actividad, debido a que en es momento suele haber más gastos que ingresos. El sistema de tributación por módulos, por tanto, sólo es recomendable cuando los ingresos superan a los gastos. Sin embargo, no es posible renunciar a la estimación directa para acogerse al sistema de módulos. Teniendo esto en cuenta, los expertos recomiendan acogerse a este último si se prevén más ingresos que gastos en los tres primeros años.