Esa es la multa que te puede caer si viajas con tu mascota en el asiento delantero

Esa es la multa que te puede caer si viajas con tu mascota en el asiento delantero

Transportar animales de compañía en vehículos implica unas normas de seguridad, cuyo incumplimiento puede acarrear importantes sanciones

A.O.

Conducir con una mascota a bordo del vehículo implica responsabilidad por parte del conductor y una serie de normas de seguridad, cuyo incumplimiento puede acarrear importantes multas, además de estar poniendo en riesgo la vida de los ocupantes del vehículo y de la propia mascota.

Sanciones

- Llevar al animal sin la correcta sujeción es una infracción leve que puede conllevar una sanción de 80 euros, sin retirada de puntos, según el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación.

- El artículo 3 del mismo reglamento considera infracción muy grave conducir de forma temeraria y grave hacerlo de forma negligente. Los agentes de tráfico pueden considerar una infracción de este tipo el hecho de que la mascota viaje en el regazo del conductor o totalmente suelto en el habitáculo. Las multas oscilan entre los 200 y los 500 euros, más la retirada de 6 puntos del carnet.

¿Cómo deben viajar las mascotas en los vehículos?

- Trasportín: son cajones con una puerta y rejas en las que se pueden introducir los animales de pequeño y mediano tamaño, para evitar que el animal interfiera en la conducción. El trasportín debe estar bien fijado en la zona trasera, de forma transversal y con la puerta orientada al exterior.

- Jaula: una jaula de metal puede hacer la función de trasportín en casos de razas grandes.

- Cinturón: existen dispositivos compuestos por una hebilla que se encaja en el enganche del cinturón de seguridad, en un extremo, y un broche que debe engancharse en el arnés del perro, en el otro extremo. Nunca debemos usar este cinturón con un collar, ya que éste podría estrangular a la mascota.

- Redes y rejillas: en vehículos con maleteros amplios podemos usar redes y rejillas para separar la zona de pasajeros de la trasera. En este caso, el animal sí puede circular suelto.