Muere congelada después de que un conductor de autobús la echara del vehículo

Muere congelada después de que un conductor de autobús la echara del vehículo

La joven, que se dirigía al hospital tras una llamada de urgencia, olvidó su monedero en casa y no pudo pagar el billete

A. O.GRANADA

Iryna Dvoretska se dirigía al hospital de Olevsk (Ucrania) para visitar a su madre enferma, tras una llamada de urgencia. Eran las 4 de la madrugada y, con las prisas, la joven estudiante olvidó su monedero en casa. En la calle, las temperaturas no superaban los 20 grados bajo cero, por lo que su situación se complicó gravemente cuando el conductor del autobúsno le permitió continuar su viaje.

La ausencia de billete, cuyo valor equivale a 0,78 euros, provocó que el conductor, Oleg Zhelinskiy, abriera las puertas del vehículo e invitara a salir de él a Iryna, en un lugar apartado de su destino. La joven de 21 años echó a andar por un oscuro camino rural, según indican medios locales, e intentó tomar un atajo.

Desgraciadamente, Iryna se desxorientó y, posteriormente, tropezó y cayó en un pozo, donde permaneció hasta que murió congelada. Fue su propio padre, guardabosques de profesión, quien halló el cadáver, tras dos días sin tener noticias de su hija. Ante el trágico desenlace, la policía ha abierto una investigación criminal para esclarecer las circunstancias de su muerte, que podría costar al conductor hasta cinco años de prisión.