Muere Carolina Cerezo, la joven que pidió que experimentaran con ella para lograr una cura contra el cáncer

Muere Carolina Cerezo, la joven que pidió que experimentaran con ella para lograr una cura contra el cáncer

La joven malagueña pidió que probasen con ella tratamientos experimentales, para hallar una cura que le permitiera «seguir disfrutando de la vida»

AIDA ORTIZGRANADA

Carolina Cerezo tenía 23 años cuando le diagnosticaron un tipo raro de cáncer, que afrontó con entereza gracias a su espíritu guerrero y a su perseverancia. Dos años después de iniciar su lucha contra esta enfermedad, la joven malagueña ha fallecido, dejando una lección de madurez y de generosidad.

El mes pasado, Carolina remitió una carta a la Directora de El País, prestándose a la experimentación en la investigación contra el cáncer. En su carta, la joven relataba su historia, afirmando que no fue nada fácil recibir una noticia como esta a una edad en la que «todo es diversión y no tienes la cabeza para cosas serias». No obstante, ella luchó hasta el último momento, sin perder la esperanza y confiando en que «después de tocar tantas puertas», alguna se abriría.

Su batalla le llevó a someterse a dos operaciones y a ingresar en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla hasta en cinco ocasiones. No obstante, y a pesar de las complicaciones, Carolina manifestó su intención de no rendirse. «Si hay algún tratamiento que se adapte a mi, quiero que experimenten conmigo», decía la joven en su carta.

«Cada día busco en las noticias el hallazgo de nuevos tratamientos, lamentando que ninguno haya sido probado en humanos. Yo quiero que prueben conmigo, busco alguna vía que me permita seguir disfrutando de la vida», añadía aferrándose a un clavo ardiendo.

De esta forma, la joven abría dos puertas: una destinada a lograr una cura para su enfermedad y otra permitiendo a los investigadores avanzar en la lucha contra el cáncer. Lamentablemente, esa cura nunca llegó y Carolina falleció el pasado 22 de mayo, abriendo un debate sobre la necesidad de continuar investigando en la búsqueda de un tratamiento definitivo.