Llegan los 'radares cascada' de la DGT para cazar a los conductores más imprudentes

Llegan los 'radares cascada' de la DGT para cazar a los conductores más imprudentes

Funcionan en base a la confianza de quien cree que ya ha sobrepasado un radar fijo anunciado

Á.L.

Los radares para medir los excesos de velocidad son uno de los principales temores a los que se enfrentan los conductores en la carretera. Sobre todo porque los españoles suelen pisar el acelerador con relativa facilidad en vías que no están preparadas para ello. La Dirección General de Tráfico (DGT) trabaja para que eso no suceda. Por eso, ha puesto en marcha un nuevo sistema de radar que está funcionando de forma pionera en Navarra.

El sistema en sí se conoce como «radares cascada« y sirve para aprovechar la confianza de aquellos conductores que creen haber pasado un radar fijo y ya anunciado mediante señales de tráfico. Lo que hace la DGT es que coloca un radar móvil pocos metros después de que se sobrepase el radar fijo.

Como los radares móviles no cuentan con señalización y suelen estar escondidos, sobre todo los veloláser que son más pequeños y precisos que los habituales, estos no pueden ser detectados fácilmente. Un hecho que hace que si un conductor cree haber pasado un radar fijo porque ya lo conoce o porque estaba señalizado, si decide pisar el acelerador, el siguiente radar móvil captaría su imprudencia en cuanto a exceso de velocidad.

La DGT recuerda que hay que extremar la precaución en carretera por la seguridad propia y por la de los demás. No en vano, los excesos de velocidad se multan no solo con dinero sino con pérdida de puntos del carnet si se rebasa con mucho la velocidad máxima que permite la vía. Pues lo importante no es llegar pronto al destino, sino llegar.