El renacer de la «infamia nacional» italiana

El renacer de la «infamia nacional» italiana

Por su miseria y atraso era la «infamia nacional», pero Matera exorciza su pasado con los 2.000 eventos que albergará este año

DARÍO MENOR

Matera es a Italia lo que las Hurdes a España. Esta ciudad del profundo sur italiano es el icono en el país de los Apeninos de la pobreza y el retraso económico, de cómo las condiciones de vida propias del Medievo han pervivido en algunas zonas europeas hasta bien entrado el siglo XX. Dirigentes políticos de los años 50 como el democristiano Alcide De Gasperi o el comunista Palmiro Togliatti no se cortaron un pelo al definirla «infamia nacional» y «vergüenza de Italia». Matera dará carpetazo a décadas de ignominia el próximo sábado, 19 de enero, con la ceremonia que inaugurará su condición de Capital Europea de la Cultura en 2019. Compartirá el título con Plovdiv (Bulgaria).

Para la ciudad de la región italiana de Basilicata, esta distinción será la mejor manera de exorcizar el mito de la miseria y el subdesarrollo y darse a conocer en el mercado turístico. Espera atraer a un millón de visitantes durante el año y consolidar así su crecimiento como meta internacional. En los últimos tres años los 'bed and breakfast' han pasado de 157 a 556.

La fiesta con la que dará inicio la capitalidad cultural estará presidida por el jefe de Estado, Sergio Mattarella, y tendrá la música como protagonista con un número de intérpretes muy particular: 2019. Serán en su mayoría miembros de 54 bandas europeas y locales que tocarán desde las 10 de la mañana por distintas calles de la localidad para reunirse finalmente por la noche en una plaza del centro histórico.

Los poco más de 60.000 habitantes de esta bellísima ciudad, declarada por la Unesco Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1993, no podrán decir que no se han enterado de que la fiesta ha comenzado. El mismo día se inaugurará la 'Cava del Sole', un gran espacio ubicado en una antigua cantera que albergará diversos eventos al aire libre durante todo el año. Entre ellos destaca el que ofrecerá el compositor minimalista británico Brian Eno el 18 julio con motivo del 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna. Su espectáculo, que ofrece en primicia, se llama 'Apollo Soundtrack', y celebra con música e imágenes la primera vez que un ser humano puso un pie sobre la superficie lunar.

Excavadas en roca caliza

Hasta hace unos pocos años, las guías turísticas presentaban a Matera como una ciudad de escaso interés para los extranjeros. «Esta zona, que ha estado habitada desde la antigüedad hasta el siglo XIX, se encuentra actualmente abandonada y a la espera de una reorganización», puede leerse en un manual para visitantes editado a principios del milenio. Se refería a la parte vieja de la localidad, un área barrancosa donde las viviendas están excavadas en la roca caliza. Son los llamados 'Sassi' y conforman un panorama tan sugerente para el forastero con sus dos anfiteatros naturales como indigno para sus habitantes hasta hace unas pocas décadas. Era tan grande la miseria en la que vivían que las autoridades decidieron evacuarles a principio de los años 50 y transferirlos a la zona moderna de la urbe. En aquellas grutas oscuras la población local afrontaba unas condiciones insalubres que inspiraron al intelectual antifascista Carlo Levi, desterrado por el régimen de Benito Mussolini a Lucania (como se conocía entonces a Basilicata), a la hora de escribir 'Cristo se detuvo en Éboli'. El libro denuncia la pobreza y el olvido de los campesinos del 'Mezzogiorno' italiano.

Pese a que Levi considera que Jesús no pasó por estas tierras, la primera impresión que se lleva el visitante al llegar a Matera es que se encuentra ante un Belén a tamaño real. Sólo falta encontrar a la Virgen María, a San José, al niño, al buey y a la mula. Si ha caído la nieve, como ocurrió a principios de año, la imagen es todavía más sugerente. Hay dos directores de cine que han potenciado ese ambiente en sus películas. El primero es el italiano Pier Paolo Pasolini, que rodó en los 'Sassi' 'El Evangelio según san Mateo', la cinta de 1964 en la que el español Enrique Irazoqui interpreta el papel de Jesucristo. El otro director es el estadounidense Mel Gibson, que ante las dificultades para poder grabar en Jerusalén, optó por Matera como el mejor escenario posible para 'La pasión de Cristo', estrenada en 2004. Ambas cintas provocaron un interés momentáneo por la ciudad de la Basilicata que las autoridades locales esperan que se convierta en permanente a partir de ahora gracias a la condición de Capital Europea de la Cultura. Eso sí, sin pasarse. «No queremos una masificación turística. No podemos convertirnos en Venecia ni tampoco en Disneylandia», dice Paolo Verri, director del comité organizador.

'Pasaporte' anual

El alcalde, Raffaello De Ruggieri, promete que se creará un polo empresarial junto a los 'Sassi' que acogerá a 14 empresas creativas en el campo de las nuevas tecnologías. Son alrededor de 2.000 los eventos culturales que se celebrarán este año en la ciudad. Se podrá disfrutar de ellos con un 'pasaporte' anual que cuesta 12 euros para los locales y 19 euros para los visitantes. De momento ya se han vendido más de 7.000. «Esta debe ser una gran ocasión para que Matera se dé a conocer y muestre todas sus bellezas. Su desarrollo no debe pararse en 2019, que debe ser un punto de inicio y estimular la conclusión de todas las obras que no se han completado», reconoció esta semana la ministra para el Sur, Barbara Lezzi, en una visita a la ciudad para ver en qué punto se encontraban los preparativos. Le tocó reconocer que algunas de las obras planeadas aún no se han completado. Faltan aparcamientos, el desdoblamiento de la línea regional de ferrocarril que une Matera con Bari, y la estación que debe unir a la urbe con la red nacional de trenes. Tampoco se ha duplicado el número de autobuses dirigidos al aeropuerto más cercano, el de Bari. Las horas de viaje y las incomodidades que los visitantes tendrán que afrontar hasta llegar a Matera refuerzan la sensación de aislamiento que produce este lugar.

Verri reconoce estas dificultades pero está convencido de que la agenda de eventos programados hace que valga el esfuerzo viajar hasta esta remota ciudad. «Tratamos de reflexionar sobre el futuro, la continuidad y la ruptura, las utopías y las distopías», cuenta. Además del citado espectáculo de Brian Eno, entre las otras citas destacadas hay una exposición sobre las ciudades rupestres del mundo, titulada 'Ars Excavandi', y otra sobre ciencia, matemáticas y Pitágoras. También hay un espacio para aprender geología y conocer así la historia de las cuevas de Matera y su transformación. Han pasado en unas pocas décadas de albergar a vecinos que malvivían en condiciones insalubres a acoger hoy lujosas tiendas y exclusivos hoteles de cinco estrellas.