Dos guardias civiles preparan el biberón al bebé de un conductor que tenía su coche averiado en plena carretera

Dos guardias civiles preparan el biberón al bebé de un conductor que tenía su coche averiado en plena carretera

Los hechos tuvieron lugar en Galicia cuando los agentes se percataron de las circunstacias

Á. L.

No es un suceso que tienda a ocurrir, pero lo que tuvo lugar hace algunos días en una carretera gallega, llama la atención por lo inusual. Dos guardias civiles se convirtieron en matronas improvisadas al prepararle el biberón al bebé de un conductor cuyo coche se había quedado averiado en plena autovía.

La insólita escena tuvo lugar en la AG-64 a la altura del municipio de Cabreiros (Lugo) en dirección Ferrol. Allí, los agentes de la Guardia Civil se percataron de que un vehículo se hallaba detenido en el arcén con las luces de emergencia encendidas en plena noche. El turismo, un Mercedes Clase C, se había parado tras detectar su conductor una avería. Lo que no esperaban los agentes es encontrar a una bebé durmiendo en su silla en los asientos traseros.

El conductor, que había solicitado una grúa y un taxi, tuvo que coger la silla de su hija y transferirla. En ese momento la bebé empezó a llorar. Un llanto que su padre atribuyó a que tenía hambre. Al encontrarse ante esa tesitura y dado que era de noche y hacía frío, los dos agentes, Javier y Víctor, tuvieron que llevar a cabo una acción inusual en su trabajo: «La niña, que no tenía más de seis meses, no dejó de llorar. El padre comenzó a cambiar las cosas del automóvil por el taxi y atribuyó las lágrimas de la niña al hambre. Dijo que iba a hacer un biberón, así que le dijimos que estuviera tranquilo, que lo preparábamos».

El encargado de preparar el biberón fue Javier ya que tiene una hija de nueve años y hacía menos tiempo que su compañero que se había encargado de ese tipo de tareas. El otro Guardia Civil, por su parte, se dedicó a regular el tráfico.