Un estudio destaca el rol «insustituible» del padre en la educación de los hijos

Un estudio destaca el rol «insustituible» del padre en la educación de los hijos
EFE

«Sirve de equilibrio» en el ámbito familiar y de crianza de los hijos, según un informe de The Family Watch.

EP

La implicación del padre es clave para la corresponsabilidad y la figura paterna es «insustituible» porque «sirve de equilibrio» en el ámbito de las relaciones familiares y crianza de los hijos. Ésta es una de las conclusiones del estudio 'La importancia de la figura paterna. Consecuencias en la educación de los hijos', impulsado por The Family Watch y realizado por la profesora de la Universidad Carlos III de Madrid María Calvo.

El informe, que ha sido presentado en rueda de prensa este martes, 19 de marzo, Día del Padre, se basa en diversos estudios científicos a través de los que analiza el papel «imprescindible» del padre. A juicio de la directora de The Family Watch, María José Olesti, la figura paterna «sirve de equilibrio en la crianza de los hijos» y su implicación en el hogar tiene «beneficios» para la familia.

Entre otras cosas, el estudio concluye que la implicación de los padres en el hogar favorece la incorporación o mantenimiento de las mujeres en el ámbito profesional y, con ello, sus posibilidades de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

«El padre debe ser consciente de que es imprescindible en su casa y, sin embargo, prescindible en su puesto de trabajo», ha apuntado Calvo. La investigadora ha defendido la necesidad de «un cambio de mentalidad» en la sociedad que lleve hacia la concepción de que los padres son «igual de competentes» que las madres para criar a los hijo, rechazando la idea del «modelo patriarcal» que les ubica en el rol de ser «un mero abastecedor o proveedor».

«Abastecer a los hijos de su presencia»

«Lo primero es abastecer a sus hijos de su presencia», ha incidido. En cualquier caso, ha rechazado el paso de un modelo patriarcal a uno matriarcal. «El padre no es una madre bis», ha subrayado, para después apostar por una pareja que, independientemente del sexo de cada cónyuge, forme «un tandem equilibrado» en cuanto a los roles que asume cada uno.

La figura paterna, según ha explicado, «desafía los límites» de los hijos, mientras que, por lo general, la materna les «mantiene en un mundo más infantil». «A nosotras nos preocupa mucho la afectividad y a ellos la efectividad», ha afirmado Calvo.

En su opinión, «no hay nada más liberador» para una mujer que tener a su lado a una persona que ejerce de padre con sus hijos «de manera eficaz» y «competente». En este sentido, ha agregado que hay diversos estudios que indican que entre un 60% y 80% de las mujeres consideran no aptos a sus maridos para ser padre.

Precisamente para fomentar ese cambio de mentalidad, Calvo sostiene que la sociedad española deben «reculturizar» sobre la figura del padre. Para ello, son necesarias políticas públicas que pongan el foco en lo «imprescindible» de la figura paterna. También considera importantes que lo hagan las empresas. «Un padre implicado en la paternidad desarrolla capacidades buenas para las empresas», ha destacado al respecto.

Para Calvo, «lo óptimo» es que se ejerza de padre «con la 'p' de presencia», si bien «falta formación» para ejercer la paternidad de manera eficaz. En este sentido, ha añadido que medidas como la ampliación de los permisos de paternidad a 16 semanas en 2021 --igualándolo al de maternidad-- «siempre son bienvenidas», pero ve necesario que se impartan «cursos de formación» sobre cómo ejercer «el papel materno y el paterno».

«Consideramos esencial no sólo que se siga apoyando a las mujeres, también creemos que se debe fomentar una valoración social de la figura paterna, aspecto esencial para cambiar la conciencia social de que las políticas de conciliación sólo deben tener en el centro a las mujeres, ya que ambos progenitores son imprescindibles», sostiene por su parte María José Olesti.

Actitudes violentas

Otras de las conclusiones del estudio es que la ausencia de la figura paterna en el hogar y ámbito familiar está detrás de muchas actitudes violentas y antisociales de los hijos e hijas. «Son muchas las investigaciones que advierten de la sólida relación estadística existente entre los niños problemáticos y violentos y los niños sin padre», sostiene el informe.

Según revela, existe una relación entre la pobreza del hogar y la ausencia del padre, pero también la falta de una figura paterna está detrás de la mayoría de casos de delincuencia juvenil y de otros problemas sociales.

En concreto, según ha expuesto Calvo, diversos estudios analizados ponen de manifiesto que los hijos criados sin una referencia paterna pueden ser «menos empáticos», tener «menos control» e incluso desarrollar en menor medida su cociente intelectual. La carencia de un rol paterno, según ha explicado, también está en la base de embarazos de adolescentes y, en los hogares sin padres, las niñas «suelen embarcarse antes en relaciones» o «divorcios».

La autora del estudio ha hecho hincapié en que, por ejemplo, tras las movilizaciones juveniles del año 2011 en Tottenham, el 50% de los jóvenes que fueron detenidos «no tenían padre». La experta también ha abogado por analizar si existe una relación entre el «elevado» número de violaciones que hay en Suecia con el «elevado» número de familias monomarentales en los que los hijos e hijas crecen sin la referencia de una figura paterna.

No obstante, ha hecho hincapié en que el informe habla «desde la generalidad», ya que, por ejemplo, el expresidente de los Estados Unidos Barack Obama creció si ese referente y, sin embargo, es ejemplo de «liderazgo» y «éxito».