La brecha de género en educación crece en España

Alumnos en un día de clase. /
Alumnos en un día de clase.

Las alumnas obtienen mejores resultados en comprensión lectora y los alumnos en matemáticas, pero las diferencias entre unos y otros se han acentuado en los últimos años

BORJA ROBERTMadrid

Las diferencias entre chicos y chicas en educación cada vez son más acentuadas. Ellas obtienen mejores resultados en comprensión lectora y ellos en matemáticas. Pero en los últimos años estas diferencias han crecido por debajo. Entre 2006 y 2012 tanto los alumnos como las alumnas han empeorado en el área que ya se les daba peor. Esta circunstancia, que se extrae de los datos de la última evaluación educativa PISA, tanto Stefan Kapferer, de la OCDE, como la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, la calificaron como «preocupante».

más informaCión

«Cuando ya existía una brecha, esta ha aumentado porque tanto unos como otros han empeorado su rendimiento», explicó Gomendio. «En ciencias, sin embargo, se mantuvo similar». Las diferencias de resultados entre los chicos y las chicas fueron de 29 puntos en lectura, 16 en matemáticas y solo 7 en ciencias.

Aunque ni Gomendio ni Kapferer indicaron las causas de estas brechas entre chicos y chicas, sí señalaron algunos posibles motivos que se pueden ver en el informe El ABC de la igualdad en educación. «Puede ser un problema de motivación», afirmó la secretaria de Estado. «Los chicos muestran más interés por las matemáticas mientras que las chicas muestran más preocupación por ellas». Estos resultados no son únicos de España, y ocurren en mayor o menor medida en todos los países de la OCDE. «Las chicas tienen percepción negativa de las matemáticas y también sobre su propio rendimiento en esta materia», aclaró Gomendio. Las alumnas españolas mostraron capacidades equivalentes a las de sus compañeros y, sin embargo, las consideraban peores.

Ingenieros y sanitarias

«Puede haber explicaciones en todos los ámbitos de la sociedad», aseguró Kapferer. En la influencia, aclaró que reciben «de las familias, de los profesores, de sus compañeros o de la televisión». «Resolver estas diferencias no solo es un objetivo político sino un imperativo moral. Estamos en sociedades que están envejeciendo y necesitamos aprovechar todo el talento disponible», afirmó el portavoz de la OCDE.

Las diferencias también se marcan, después, en la clase de carreras que eligen. Los chicos se decantan con mucha más frecuencia por las ingenierías y la informática, mientras que las chicas se inclinan sobre todo por las ciencias de la salud. «Cerrar las brechas de género es posible, y hacerlo no es una cuestión de dinero», aseguró Kapferer. «Es una responsabilidad conjunta de padres, profesores, empleadores y del resto de la sociedad».