La dolorosa picadura de la mosca negra se extiende por España

La dolorosa picadura de la mosca negra se extiende por España
ASOCIACIÓN VECINAL INDEPENDIENTE DE BUTARQUE

Este insecto tuvo una gran incidencia en el norte peninsular hace una década

Á.L.

En 2006 saltó la alarma en la ribera del río Ebro. La presencia de la mosca negra empezó a hacerse patente en esta parte de España y poco a poco su incidencia en la población fue creciendo hasta que solo en la comunidad de Aragón se detectaron más de 2.000 casos que tuvieron que ser inspeccionados en urgencias.

En la misma zona y ya el año pasado, más de 28.000 personas pasaron por consulta para comprobar la dolencia que les había provocado la mosca negra. Pues este insecto no pica, muerde y levanta parte de la piel, lo que provoca una sensación ligeramente diferente a la de cualquier otro insecto de este tipo.

Según explica Marta Naya, experta en plagas de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA), cuando una mosca negra ataca «inocula un anestésico y un poco de anticoagulante para poder estar un rato chupando sin que nos demos cuenta».

De hecho, la mosca negra es diferente a otros insectos también es capaz de «picar» aunque llevemos ropa de manga larga y actúa por el día. Aunque no es excesivamente peligrosa -solo en casos extremos conlleva hospitalización- sí que es un insecto capaz de matar a animales pequeños como ratones.

En el barrio de Butarque, en el distrito de Villaverde, llevan semanas alertando sobre la presencia de la mosca y sus preocupantes mordeduras que sufren los residentes del barrio y especialmente los niños, tal y como recoge ABC.

Temas

Vacunas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos