«Una discusión de borrachos» acaba en apuñalamiento al «sacar dinero para pagar un medio o un gramo de cocaína»

«Una discusión de borrachos» acaba en apuñalamiento al «sacar dinero para pagar un medio o un gramo de cocaína»
Emergencias Sevilla

La víctima, que era el conductor, y su acompañante «se pusieron» a darle «puñetazos y patadas» y uno de ellos «sacó algo de metal del maletero» y le propinó «un porrazo

EFE

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado una condena de 9 años y 6 meses de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa con otro de lesiones graves para un hombre que ha asegurado que el suceso fue fruto de «una discusión de borrachos» y que «jamás» pretendió acabar con la vida de la víctima.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha juzgado este martes a M.M., para quien el Ministerio Público también pide el pago de una indemnización de 190.000 euros y una orden de alejamiento respecto de la víctima durante doce años.

El acusado ha afirmado ante el tribunal que los hechos, ocurridos en Pino Montano en mayo de 2018 después de que él y un amigo fuesen llevados al barrio por la víctima y otro acompañante, empezaron por «una discusión de borrachera» cuando iban a «sacar dinero para pagar un medio o un gramo de cocaína».

Según M.M., la víctima, que era el conductor, y su acompañante «se pusieron» a darle «puñetazos y patadas» y uno de ellos «sacó algo de metal del maletero» y le propinó «un porrazo», fruto del cual acabó con «una fractura del radio y del segundo metacarpiano».

«Saqué la navaja para asustarles, pero al ver que no cesaban le di un golpe, con tan mala fortuna que lo apuñalé en el cuello, pero jamás mi intención fue acabar con la vida de nadie. Si hubiese querido hacerlo, habría sacado la navaja antes», ha explicado el procesado.

También ha recalcado que esa noche había tomado «alcohol, cocaína y tranxilium» porque está «en tratamiento desde los 17 años», tanto de desintoxicación como psiquiátrico.

La víctima, por su parte, ha confirmado que él conducía el coche y que su amigo y M.M. comenzaron a discutir, por lo que paró el vehículo y solicitó al acusado y su acompañante que se bajaran.

Ya fuera del automóvil, el encausado y el otro hombre se agredieron mutuamente, así que él fue «a separarlos» y «a ayudar a M.M. a levantarse», pero cuando vio que sacaba el arma blanca se dirigió de nuevo al coche, momento en el cual fue agredido.

Como consecuencia del apuñalamiento, la víctima ha asegurado que estuvo «vegetal», que tiene «la médula afectada» y que ha perdido movilidad y sensibilidad tanto en el brazo izquierdo como en el pie.

En cuanto al argumento del acusado, la víctima ha reconocido que su amigo sacó del maletero «el cajón donde se guarda el gato», pero no se trataba de «nada metálico».