Las 5 clases de té más beneficiosas para la salud

Las 5 clases de té más beneficiosas para la salud

Cada uno ofrecerá distintos beneficios pero en general todos son grandes diuréticos y antioxidantes, así que son ideales para prevenir el envejecimiento, reducir el colesterol, mejorar las defensas y ayudar a combatir la anemia debido a su alto contenido de hierro

IDEAL.ES

Cada vez está más de moda, se está imponiendo como una de las bebidas estrella en desayunos y sobremesas frente al tradicional café y no solamente en la cultura oriental o inglesa, sino mundial, y es que la realidad es que ofrece un sinfín de beneficios derivados de sus propiedades terapéuticas. Hay distintos tipos de té que ofrecerá cada uno distintos beneficios pero en general todos coinciden en algo, son grandes diuréticos y antioxidantes, así que son ideales para prevenir el envejecimiento, reducir el colesterol, mejorar las defensas y ayudar a combatir la anemia debido a su alto contenido de hierro. Además también ayudan a adelgazar, ya que no aportan apenas calorías al cuerpo y como se consume caliente ayuda a combatir la ansiedad de comer. Su gran variedad de tipos y sabores lo hace una bebida prácticamente afín a todo el mundo, y sobre todo asequible ya que es fácil de preparar y por lo general se puede encontrar a buenos precios. Sin embargo ¿cuál es mejor?, ¿qué beneficios ofrece cada tipo de té? Hemos realizado una selección de las 5 clases de té más beneficiosas para la salud, toma nota.

1. Té rojo

También denominado té Pu-Ehr ofrece un sabor terroso y fuerte, muy característico y que cualquiera puede conocer fácilmente. Como su propio nombre indica su color es rojizo, muy oscuro. Se realiza en bodegas y se somete a un largo proceso de post-fermentado por lo que puede durar varios años y es por esta razón también por las que se le atribuye sabor y color diferente.

Entre sus beneficios se encuentra la capacidad de quemar grasa, ya que disminuye el nivel de grasa en la sangre por lo que se baja de peso con facilidad. Además su alto contenido en teína permite que funcione como un gran estimulante digestivo, ayudando a eliminar líquidos, así que tiene que ser consumido con moderación, especialmente en el caso de personas nerviosas. Suele ser recomendado para la depresión, la melancolía y el mal humor, ya que al ser rico en quercertina se asocia al humor. Por otro lado también es bueno para ayudar a desintoxicar el organismo y para obtener un buen bronceado.

Lo ideal es tomar tres tazas de este té diarias.

2. Té verde

Proviene de la misma planta del té negro, por lo que ambos tienen beneficios similares. Es el más popular, especialmente en países asiáticos. Se obtiene tras un proceso de oxidación de las hojas y suele incluir una gran cantidad de catequinas e isoflavonas, lo que le da un alto poder antioxidante. Por esta razón es ideal para evitar el envejecimiento prematuro de cualquier tejido del cuerpo.

Entre sus principales beneficios encontramos que; reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama, pulmón, estómago, próstata y colon; evita el endurecimiento de las paredes arteriales y ayuda a reducir el riesgo de accidentes cardiovasculares debido a que disminuye de forma efectiva la formación de coágulos anormales para nuestro corazón; ayuda a perder peso, puesto que puede aumentar la termogénesis y disminuye los depósitos de grasa en el hígado; ayuda a mantener una buena salud en el sistema nervioso; disminuye el nivel de azúcar en sangre y disminuye el colesterol, y su contenido fluoruro colabora en el fortalecimiento de los huesos.

3. Té blanco

No es muy conocido en occidente, pero sí es muy bueno para la salud. Es elaborado de forma artesanal a partir de los brotes más jóvenes de la planta del té, por lo que tiene un sabor suave y delicado. El poder antioxidante es mucho mayor que el del té verde, debido a que contiene una gran cantidad de polifenoles así que es mejor para prevenir el envejecimiento de los tejidos, ya que reduce la actividad de las enzimas que disminuyen la producción de elastina y colágeno en nuestra piel, mejorar el nivel de colesterol en sangre y finalmente reducir de forma más eficaz el riesgo de padecer cáncer.

4. Té negro

Es junto con el té verde, el más conocido y comercializado. Se produce a partir de hojas de Camellia sinensis, a las que se somete a un proceso oxidativo mucho más largo que en el resto de té por lo que el sabor es mucho más fuerte.

Entre sus beneficios destaca que es un excelento remedio para reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares debido a que disminuye la absorción de triglicéridos y colesterol, estimulando el corazón y protegiendo las paredes internas de las arterias. Por otro lado también permite estimular el sistema nervioso debido a su alto índice de metixantinas, eliminar la retención de líquidos, relajar los músculos de los bronquiolos ayudando así a mejorar la respiración, y finalmente debido a su alto contenido de taninos ayudar en problemas estomacales como la diarrea y los cólicos.

5. Té Oolong

Es algo desconocido, también llamado té azul, su sabor similar a frutas frescas es muy agradable y es resultado de un proceso oxidativo intermedio entre el que se realiza para el té negro y el que se hace para los tipos más suaves, como por ejemplo el blanco. Es muy útil para reducir el riesgo de infarto y otras enfermedades cardiovasculares, así comot ambién para disminuir el nivel de colesterol en sangre y eliminar grasas del cuerpo.

En definitiva debes saber que a pesar de incluir los beneficios anteriormente mencionados, el consumo de té es sólo un complemento para la alimentación, nunca un sustituto. Precisamente por esta razón debes combinar su consumo con los propios aportes nutricionales que te ofrecerá una dieta equlibrada, y ejercicio físico diario.