Conducir con un animal en el vehículo sin sujeción conlleva multa de hasta 500 euros

Conducir con un animal en el vehículo sin sujeción conlleva multa de hasta 500 euros

Puede significar, incluso, la pérdida de puntos

Á. L.

Se trata de una estampa más habitual de lo que podría parecer en las carretera españolas: la cabeza de un perro asomando por la ventanilla de un vehículo, normalmente en los asientos traseros. Una imagen que es común pero que en algunos casos puede ser también muy peligrosa. Así lo advierte la DGT.

La Dirección General de Tráfico recuerda que los animales han de viajar con unas medidas concretas de seguridad dentro del vehículo. Porque si no, además de poder suponer un peligro real para los conductores y demás viandantes, puede conllevar una multa que puede ser considerada de leve a grave.

En concreto, los animales deben viajar sujetos y con un separador que impida que puedan causar molestias o distracciones. De hecho, la DGT recomienda llevarlos dentro de un transportín si es posible o un espacio lo suficientemente grande como para poder sujetarlos y colocar una reja de seguridad. Si no se cumplen con estas medidas, la infracción más leve conlleva una multa de 80 euros.

Pero si además los agentes que dan el alto al vehículo y detectan al animal consideran que la conducción puede ser considerada temeraria, la infracción puede calificarse de grave y suponer de 200 a 500 euros de multa y hasta la pérdida de seis puntos del carnet de conducir. No en vano, la DGT puede considerar conducción temeraria a llevar al animal encima del conductor o suelto en el habitáculo del vehículo.

Fotos

Vídeos