Comprar un coche diésel será 200 euros más caro con la subida fiscal

Comprar un coche diésel será 200 euros más caro con la subida fiscal

Actualmente, los vehículos de gasóleo suponen un 57% del parque de vehículos del país y el consumo de diésel se sitúa en el 68%

AIDA ORTIZ

El Gobierno central estudia el incremento de la presión fiscal del diésel, algo que, sumado a otras medidas sobre este combustible, afectará directamente a los precios de los vehículos de gasóleo, que actualmente suponen el 57% del parque de vehículos de España.

Desde el año 1995, cuando los españoles consumían diésel y la gasolina por igual, la diferencia entre ambos se ha producido de forma progresiva hasta que en el año 2017, el consumo de diésel ha supuesto el 68% del consumo, gracias a la apuesta de Europa por el gasoil que se produjo a finales de los 90.

Pero las cosas han cambiado y el diésel se ha colocado en el punto de mira del gobierno, que apunta a que se trata de un combustible mucho más contaminante. Ahora, el incremento de 15 céntimos por litro de gasóleo, a fin de que su contaminación disminuya por un menor uso, supondrá una recaudación de más de 3.500 millones de euros y una presión fiscal indirecta de unos 200 euros anuales por vehículo y año, es decir, 350 euros a pagar por cada propietario de un vehículo diésel.

Esto, unido al gasto medio por hogar en carburante (1.217,31 euros), provocará que las familias pasen de pagar un 4,4% de su renta por repostar a pagar un 5,7%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos