Desvelan la razón por la que no debemos comer rápido

Desvelan la razón por la que no debemos comer rápido

Los científicos consideran que adquirir hábitos alimentarios saludables no sólo pasan por el tipo de alimentación, sino por el modo en que ingerimos la comida

A.O.

Comer rápido puede suponer un riesgo para la salud, según un equipo de investigadores, que asegura que este hábito puede provocar altos niveles de triglicéridos en sangre. En el estudio, que realizan conjuntamente la Universitat Rovira i Virgili, el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili y el Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN); participaron 792 voluntarios, cuyos hábitos alimentarios fueron analizados por el equipo de investigación mediante un test.

A partir de la información recopilada, los individuos se dividieron en tres categorías: ingestión lenta, media y rápida. Una vez analizados los datos, los autores del estudio compararon la prevalencia de hipertrigliceridemia en aquellos voluntarios que se encontraban en los grupos «ingestión rápido» e «ingestión media» frente a los de «ingestión lenta».

Los resultados apuntaron a que aquellos que comían en poco tiempo tenían un 59% de riesgo presentar niveles altos de triglicéridos, algo que supone un incremento del riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Además, los investigadores explican que comer rápido retrasa la sensación de saciedad, provocando que sigamos comiendo una vez cubiertas las necesidades nutricionales.

De esta forma, el equipo de científicos consideran esencial implantar medidas de intervención para concienciar a la sociedad sobre la importancia de adquirir hábitos alimentarios saludables, que no sólo pasan por el tipo de alimentación, sino por el modo en que ingerimos los alimentos.

Temas

Salud