Los pequeños mosquitos que muerden llegan a Granada con sus molestas picaduras

Los pequeños mosquitos que muerden llegan a Granada con sus molestas picaduras

Las lluvias de esta primavera ha aumentado su población | «Tienen capacidad para transmitir virus, filarias y protozoos que afectan tanto a humanos como al ganado y a los animales silvestres»

JOSÉ I. CEJUDO

Los mosquitos jején o Culicoides se han dejado sentir en numerosas partes de España a través de sus molestas picaduras como la del mosquito tigre. Las copiosas lluvias de la pasada primavera han favorecido un aumento de sus zonas de cría en espacios húmedos y encharcados generando un exceso de ejemplares, como en el caso de Granada. Así lo asegura el especialista Jesús Veiga, investigador de la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) en Almería, donde atiende a los determinantes de la variación espacio-temporal en las interacciones parásito-hospedador, bajo la dirección de Francisco Valera y Gregorio Moreno.

Veiga define a los Culicoides como «pequeños dípteros de entre uno y tres milímetros pertenecientes a la familia Ceratopogonidae los cuales son vectores con un amplio rango de hospedadores». «Tienen capacidad para transmitir virus, filarias y protozoos que afectan tanto a humanos como al ganado y a los animales silvestres», informa. En España se conocen 58 especies. »Mientras que los machos se alimentan de néctar, la mayoría de hembras también son capaces de alimentarse de sangre, clave para la formación de huevos», precisa el investigador.

Presentan una gran actividad durante toda la noche, «sobre todo en las horas cercanas al anochecer y después del amanecer, cuando son capaces de volar hasta dos kilómetros» Jesús Veiga, investigador de la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) en Almería

Los jejenes suelen depositar sus huevos en zonas húmedas para que maduren sus larvas, alimentadas de materia orgánica en descomposición. «Son capaces de desarrollarse en multitud de hábitats con un mínimo de humedad pero también existen especies que crían en estiércol, fruta madura e incluso en diferentes especies de cactus», advierte Jesús Veiga. «Aún con la escasez de agua en el desierto de Tabernas hemos localizado diferentes especies como la C. paolae, que podría vivir en los cladodios de las chumberas, aunque aún no se ha demostrado«, explica.

Mosquito jején.
Mosquito jején. / CSIRO

Su desarrollo es bastante rápido. «Algunas especies completan su ciclo de vida en alrededor de 28 días después de la puesta de huevos», señala Veiga. También presentan una gran actividad durante toda la noche, «sobre todo en las horas cercanas al anochecer y después del amanecer, cuando son capaces de volar hasta dos kilómetros». Su alimentación varía según la especie entre mamíferos o aves, e incluso de ambos.

Prevención

Muchos ya han sufrido las dolorosas consecuencias de su picadura. «Pueden llegar a ser muy molestas, provocando ronchas y comezón. Los jejenes o Culicoides atacan principalmente zonas de piel expuestas como la cara o los brazos ya que su aparato bucal no les permite atravesar la ropa», remarca el investigador de la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) almeriense. «Para evitar sus picaduras podemos vestir pantalón largo y camiseta de manga larga o usar repelente en zonas expuestas, aunque no son muy efectivos. También vigilar las zonas de cría de manera constante», aconseja Jesús Veiga.

«Sus picaduras pueden llegar a ser muy molestas, provocando ronchas y comezón: atacan principalmente zonas de piel expuestas como la cara o los brazos ya que su aparato bucal no les permite atravesar la ropa» Jesús Veiga

En España, los jejenes han provocado más de un dolor de cabeza y no necesariamente por su picadura. «Los principales problemas ocasionados por ellos en nuestro país tienen que ver con la transmisión de virus al ganado, como el de la lengua azul del que hemos tenido diferentes brotes y que puede causar graves pérdidas económicas en el sector», reconoce el especialista.

 

Fotos

Vídeos