Las moscas de la fruta también disfrutan al eyacular y ahogan en alcohol las penas

Las moscas de la fruta también disfrutan al eyacular y ahogan en alcohol las penas

Este avance en el sistema de recompensas permitirá explorar la adicción a las drogas

IDEAL.ES

Una mosca de la fruta macho y el hombre tienen más en común de lo que podría pensarse. Un nuevo estudio internacional ha descubierto que estos insectos disfrutan con la parte de la eyaculación en la cópula, algo que hasta ahora se desconocía y que se añade al hecho de que se abandonen al alcohol, especialmente cuando no obtienen esta satisfacción sexual.

El trabajo ha sido publicado en la revista 'Current Biology' a partir de un experimento para el que se usaron herramientas optogenéticas para estudiar la actividad de sus neuronas con la longitud de onda adecuada de luz. Las moscas debían elegir primero entre la oscuridad y una luz roja que les recordaba la expulsión de esperma; luego, entre dos aromas de los cuales uno les recordaba a esta luz y la eyaculación; y luego entre líquidos con y sin alcohol. Las moscas que no habían tenido relación con la luz roja tomaban el alcohol.

Las conclusiones apuntan a que con la eyaculación, la mosca de la fruta experimenta un aumento del nivel de neuropéptido F, incluso sin la hembra. Cuando no obtiene este placer, busca un sustituto en el alcohol. La Drosophila posee pues varios rasgos en común con el ser humano.

Este trabajo está orientado al avance en el estudio de la adicción a las drogas a partir del sistema de recompensas del cerebro. Todavía queda mucho por descubrir.