El molesto y agresivo mosquito tigre que ya ataca en Granada

El molesto y agresivo mosquito tigre que ya ataca en Granada

Es con el calor del verano cuando sus huevos eclosionan con larvas que se hacen adultas en una semana

JOSÉ I. CEJUDO

El mosquito tigre (Aedes albopictus) es una especie originaria de Asia presente en nuestra provincia desde el año 2014. Según los informes de vigilancia entomológica que realiza cada año el Gobierno de España, este mosquito llegó primero a las localidades de Gualchos y Polopos, probablemente a través de vehículos desde el norte de España y Europa, hasta expandirse por otros municipios como Almuñécar, Rubite, Salobreña o Granada capital, donde ya se ha registrado más de una picadura.

El biólogo Rafael Gutiérrez López realiza su tesis doctoral en el grupo del Dr. Jordi Figuerola en la Estación Biológica de Doñana, donde estudian la capacidad de diferentes especies de mosquitos para transmitir patógenos de interés humano y veterinario. Gutiérrez desglosa para IDEAL el comportamiento de esta especie, «detectada en Europa por primera vez en Albania en 1979, en un cargamento de neumáticos». «A partir de ahí se extendió por todo el Mediterráneo, viajando probablemente en vehículos como camiones y coches por Italia, Suiza y el sur de Francia hasta Barcelona en 2004. Ese mismo transporte por carretera parecer ser el principal medio de expansión en la costa mediterránea española, por la A7 y otras autovías», señala.

El mosquito tigre es «fácil de identificar» debido a «su comportamiento agresivo picando de día y su coloración negra con rayas blancas en patas y abdomen, con una raya blanca que cruza la cabeza y el tórax«. »El mosquito tigre no suele volar mucho, apenas es capaz de recorrer poco más de un kilómetro de distancia y no suelen ganar mucha altura, por ello principalmente pica en tobillos y piernas«, apunta Rafael Gutiérrez. »Al picar segregan una mezcla de anestésico y anticoagulante que provoca una reacción inmunitaria en nuestro organismo provocando inflamación y picor, que se ve acentuada al rascarnos«, añade.

La picadura del mosquito tigre puede transmitir varias enfermedades infecciosas, «provocadas por virus como Dengue, Zika, Chikungunya o la fiebre amarilla». «Estas enfermedades no circulan naturalmente en nuestro país, pero cada año llegan personas a España que se han infectado durante sus viajes por otros países del mundo», reseña el biólogo. «Por este motivo y por las molestias que provocan sus picaduras a los humanos es necesario el seguimiento y control de sus poblaciones«, subraya Rafael Gutiérrez.

«Como ocurre con otras especies de mosquitos, sus hembras son el único sexo que se alimenta de sangre, ya que necesitan un aporte de proteínas extra para formar sus huevos, que son depositados en pequeños restos de agua estancada, como en tiestos de macetas, para dar lugar, con la llegada del calor, a larvas que serán mosquitos adultos en poco más de una semana», desarrolla Gutiérrez. «Por ello es fundamental tener en esta época del año especial precaución de no dejar recipientes con agua en el jardín de casa para evitar la propagación de estos molestos insectos«, remarca el biólogo.