Un estudio brasileño asocia la lactancia con una mayor inteligencia en la fase adulta

Un estudio brasileño asocia la lactancia con una mayor inteligencia en la fase adulta
AFP

Los investigadores concluyen que cuanto más se amamante a un bebé más exitosa será su vida futura en general

IDEAL.ES

Un interesante estudio brasileño acaba de certificar que existe una correlación positiva entre la lactancia y el índice de inteligencia en el niño cuando sea adulto. Los investigadores realizaron un seguimiento continuado durante treinta años a una población de neonatos base de 6.000 personas de la localidad de Pelotas. Recientemente se ha vuelto a someter a 3.500 participantes a un nueva prueba de inteligencia estándar, y los resultados son claros.

La correlación positiva es obvia. Los adultos que fueron amamantados cuando fueron bebés durante un tiempo más prolongado presentan un mayor cociente intelectual que se traduce en un mayor éxito en sus estudios así como en mayores ingresos mensuales en sus trabajos. Aunque el estudio no puede abarcar todas las causas que llevan a esta situación, sí que han descartado la vía de la clase social. De hecho, los participantes pertenecían a entornos sin una gran cultura de lactancia.

Los beneficios de este hábito son obvios a corto plazo pero nunca se habían comprobado en el largo. Los que fueron amamantados durante doce meses o más presentaron puntuaciones de IQ más altas, una formación estudiantil más duradera y mayores ingresos mensuales que aquellos que apenas fueron amamantados durante un mes o menos. Se estima que el cociente intelectual posee un 72% de responsabilidad sobre los ingresos por trabajo.

La principal teoría que se maneja es que la leche materna puede ayudar al cerebro a desarrollarse durante los primeros meses de la infancia. También se respalda algo que ya se creía con anterioridad, y es que la lactancia protege ante infecciones de pecho y oído y reduce el riesgo de muerte súbita infantil y ante la obesidad.

Fotos

Vídeos