La brillantísima 'Superluna de nieve', visible desde esta tarde

La brillantísima 'Superluna de nieve', visible desde esta tarde
ABC

La noche de este 19 de febrero tendrá lugar en nuestro cielo la denominada luna llena 'de nieve', la más brillante de los próximos siete años

JOSÉ I. CEJUDO

Los amantes de la observación astronómica tienen una oportunidad para disfrutar esta tarde de la conocida como 'superluna de nieve', un fenómeno que no volverá a brillar con la misma intensidad en los próximos siete años y que supondrá la segunda superluna de este 2019, precedida por la del pasado 21 de enero y seguida de la del día 21 de marzo. Pero, ¿cómo se podrá seguir desde Granada?

El astrónomo José María Madiedo, profesor titular de la Universidad de Huelva y responsable del proyecto MIDAS, contextualiza que los expertos hablan de 'superluna' en el momento en el que «el punto de mayor proximidad con nuestro planeta, el perigeo, coincide con la fase de luna llena». «Su tamaño es casi un 14% más grande que cuando ésta se ubica en el apogeo de su órbita, alcanzando así un brillo 30% mayor», certifica el experto, quien recuerda que su consideración como 'superluna de nieve' es producto de «la denominación que le dieron algunos nativos americanos al asociarse el mes de febrero con fuertes nevadas».

«Esta tarde, la Luna aparecerá por el horizonte este justo en el momento en el que el Sol se ponga por el oeste, y se ocultará por el horizonte oeste a la mañana siguiente, cuando empiece a salir el Sol por el este», detalla José María Madiedo. «Será visible, por tanto, durante toda la noche. Esto es lo que sucede cuando tenemos Luna llena, pues ambos astros están en posiciones opuestas en el cielo. Dado que en esta fase toda la cara visible de la Luna está iluminada por el Sol, es entonces cuando ésta muestra su mayor brillo», incide. El brillo podrá apreciarse a simple vista, aunque el cambio de tamaño será algo menos distinguible.

«La Luna llena de esta noche podrá empezar a verse en Granada en torno a las 18:55h, hora local peninsular», puntualiza Madiedo. «Nuestro satélite natural no siempre se encuentra a la misma distancia respecto a nosotros, pues su órbita alrededor de la Tierra no es un círculo sino una elipse. En su punto más cercano a nuestro planeta, denominado perigeo, la Luna está unos 42 mil kilómetros más próxima a la Tierra y por este motivo la vemos algo más grande que cuando se ubica en su apogeo, el punto más alejado de esta órbita elíptica», se apoya el responsable del proyecto MIDAS sobre observación.